Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Beticismo.net | 24 de julio de 2014

Scroll to top

Top

Un comentario

Entrevista a Jorge Morillo: “Cuando el Betis se dirigió a mí no tenía ni para gasolina"

Jorge Morillo, de 54 años, es el difusor de los valores del Beticismo allá donde va con su furgoneta repleta de kilómetros de ilusión por ayudar a los más desfavorecidos de los barrios marginales sevillanos.

Entrevista a Jorge Morillo: “Cuando el Betis se dirigió a mí no tenía ni para gasolina”
16 de Mayo de 2012 |
45 Ecos Twitter 40 Facebook 4 Google+ 1 Email -- 45 Ecos ×

Jorge Morillo, de 54 años, es el difusor de los valores del Beticismo allá donde va con su furgoneta repleta de kilómetros de ilusión por ayudar a los más desfavorecidos de los barrios marginales sevillanos. Pocos lo conocen, ni a él, ni a la labor social tan importante que realiza. Por eso desde Beticismo hemos querido ofreceros una entrevista para que conozcáis un poco más su vida, su vocación a la religión y su amor ferviente al Betis.

Su cristianismo y su beticismo, allá por donde va | Fotografía: Pedro José Gallardo

Su cristianismo y su beticismo, allá por donde va | Fotografía: Pedro José Gallardo

¿Cuándo decides coger tu furgoneta y ayudar a los más necesitados?

Hace 27 años en Granada en el Polígono Almanjayar. Fui con la que fue mi esposa, aunque ahora estoy separado, para estar cerca de ella me fui a Granada. Allí empezó la historia de mi vocación. En principio mi interés era dar clases de religión, yo había estudiado teología y no me puse de acuerdo con el cura. Había pertenecido también a los escalafones inferiores del Betis, pero no tuve oportunidad, aunque creo seguro que hubiera comido de ello. Luego, al año y pico de conocer a mi exmujer, que era granadina de padres alemanes volvimos a Triana, de donde soy y nos casamos. Actualmente vivo en una vivienda social en los Bermejales. Todo ha ido siendo un desarrollo.

¿Cómo descubriste tu fe en dios?

A los 21 años fui casualmente con un amigo a Teología, me quedé, vi algo allí fuera de lo normal y realmente aquello me tocó, me impresionó y a partir de ahí fui consciente. Bueno ahí no. A los dos años fue cuando empezó realmente mi vocación por la gente más necesitada, pero en el tema de creyente o de católico fue eso, sobre los 20-21 años.

¿En qué influyó tu madre en el tema de la labor social?

Mi madre lleva 50 años enferma, mi padre se casó con ella y realmente se dice muy fácil, pero imagínate, tú tienes una novia y os queréis casar y ahora le entra una enfermedad. Mi padre era de una familia humilde y empezó a presionarle para que no se casara con una persona enferma. El dijo, “¿cómo? Yo me caso con esta persona porque la quiero”. Para mí eso fue muy importante porque lo que yo transmito a los niños, que llevo haciéndolo 27 años, es educar en valores y la primera escuela que he tenido ha sido mi familia y mis padres. Mi madre me ha atado los zapatos con la boca. Realmente, al estar paralizada, la operaron con un 99’9 % de probabilidad de que muriera a los tres meses si no lo hacía. Creo que mi madre es bética también, a su forma. Es un fiel exponente entre lo que es el cristianismo o lo que puede ser el Betis.

¿Es el sentimiento bético algo parecido a la religión?

Lo he estudiado en profundidad, lo he investigado y puedo decirte que van de la mano. Yo veo un camino muy paralelo entre la creencia y el Betis. Después cada uno lo practica como quiera.

¿Qué es el Betis para Jorge Morillo?

Para mí el Betis es mi segunda casa, mi vida, es una parte muy importante en mi vida. Yo siempre he sido del Betis, mis inicios remontan a Ramiro Cuadrado, mi tío y un gran bético que hace ya bastantes años que falleció. Él supo transmitirme el Betis. Tengo 54 años, y creo que llevo muy bien a gala las dos realidades del Betis que es el Manquepierda, la cruz, y el MuchoBetis que es la resurrección. Yo creo que reflejo al auténtico bético de a pie porque encarno muy bien el número 12. Reflejo a miles de personas que como yo viven el Betis siendo de la ideología que sean, porque eso es lo grande que tiene el Betis, tener a gente de todas las razas, de todas las ideologías y por eso yo estoy muy orgulloso de llevar al Betis por todo el planeta.

En el pasado hacías mención a la “falta de compromiso” del Real Betis ante tus iniciativas. ¿Cómo es tu relación con el club a día de hoy?

La verdad es que ahora mismo estoy muy contento ya que hemos dado los primeros pasos. Después de 27 años o de toda una vida por fin se ha tomado un paso enserio ya que hasta entonces los pasos que se habían dado de serio no tenían nada. En la era de Lopera me invitaron sólo unas ocho veces al fútbol y me dieron, me parece, 17 o 18 camisetas para toda la gente que yo tenía. El primer proyecto que se empieza a financiar en la fundación del Real Betis ha sido en este caso el mío. Con el dinero que me han dado pienso que tendré hasta Julio más o menos.

Quiero agradecer a la mucha gente que ha habido alrededor que han dado con el traste para llegar por fin a mi situación actual y a mi colaboración con el Betis. El señor Bosch y otro consejero, Pepe, me comentaron que habría para dos años. La verdad es que me gustaría tener un nivel más estrecho con ellos pero soy consciente que con el tema de la salvación y el tema de la Ley Concursal no han podido estar tan encima como yo hubiera querido, porque estoy pendiente de una reunión para cerrar la liga con todo el tema de clausura, llevarlos a la playa, etc.

¿En qué aspectos ayudará la Fundación del Betis a tu proyecto?

Hombre al principio ha sido económico y también realmente, por fin, Rafael Gordillo y Miguel Guillén se enteraron de que no tenía carnet ni tenía entrada, ya que me la daba mi amiga Ana Montilla, y ahora la entrada me la da el Betis. Yo espero que el año que viene me puedan facilitar un carnet. En mi historia no entra sacar el carnet, no es por nada, sino porque prefiero invertir en la gente necesitada a comprarme un carnet. Hay gente que le puede chocar, pero cada uno tiene sus prioridades. Yo cuando me dan dinero intento invertirlo para la gasolina, local, toda una infraestructura mínima para arrancar. Mira, cuando el Betis se dirigió a mí, hace unos dos meses, yo llevaba 129 días cerrado porque no tenía ni para gasolina.

¿Con que cuenta Jorge morillo aparte de voluntarios y de su propio salario para ayudar a estas personas?

No, ahora mismo no tengo voluntarios. Desde aquí quiero hacer un llamamiento a que realmente la gente se apunte. El día que se apunte gente habrá una reunión para explicar un poco la historia, qué es lo que pretendo o qué pueden hacer.

¿Cómo es tu día a día?

Pues voy a barrios marginales de lunes a jueves, después los fines de semana lo dedico a la formación o a las actividades. Este lunes voy a las tres mil viviendas, el martes al Vacie, el miércoles a Torreblanca y el jueves al Cerro blanco en Dos Hermanas, y estoy de voluntario pues entre una hora y media o dos horas a la semana. Los cambio, porque Cerro Blanco en Dos Hermanas es la que menos me ha cuajado y estoy esperando porque todas estas cosas son muy lentas de cuajar. El rendimiento va en base a la perseverancia o la fidelidad, como quiera llamarlo, pero el ser constante es muy importante en este trabajo, es lo que me ha mantenido y lo que me mantiene estos 27 años, ya para 28, trabajando.

¿Cómo se combina la educación a través del deporte y la enseñanza de valores religiosos?

Bueno lo religioso si realmente lo haces de una forma tolerante y distendida pueden ser exactamente los mismos, va a variar realmente en que bueno, vale, yo soy creyente y se me nota mucho, ya que lo practico, voy todos los días a misa, rezo el rosario. En mi vida ha habido un proceso, claro y hay muchas veces que la gente te rechaza, pero coño es que han tenido una experiencia mala con la religión y no te dan ni oportunidad. No soy el típico converso. Yo no obligo a nadie a que sea creyente, cada uno que haga lo que crea más conveniente o mejor para su vida.

Yo siempre les he dicho a mis 4 hijos: “mira por qué no me dais esta oportunidad que conozcáis esta experiencia”. En el tema de la marginación por ejemplo, yo no vengo de la universidad, yo vengo de la calle. A posteriori me he preparado, he sacado la titulación de entrenador de fútbol, fútbol sala, atletismo, preparador físico… pero todo eso ha sido complementación a mi educación y complementación a todo ese trabajo de calle. Yo no vengo de la universidad, yo no elegí ser educador de calle, yo lo que pasa es que empecé como dije antes con mi vocación en Granada.

Jorge Morillo, conductor de ilusiones para los más desfavorecidos | Fotografía: Pedro José Gallardo

Jorge Morillo, conductor de ilusiones para los más desfavorecidos | Fotografía: Pedro José Gallardo

¿Cómo se vive el Beticismo allá por donde has estado?

De una forma extraordinaria. Yo creo que soy uno de los mejores embajadores que tiene el Betis, pero no es porque yo lo diga, sino porque generalmente es la gente como te atiende. Yo he estado en los Estados Unidos, en Polonia, Roma, Israel, Croacia. Mira en Croacia me pasó una cosa que fue muy buena, iba con una réplica de la copa del mundo pero iba vestido del Betis y me dijo un camarero croata ¡Jarni! ¡Jarni!. Él ni se fijó en la bandera de España ni en la réplica, sólo me señalaba el escudo y me decía ¡Jarni! ¡Jarni!. Jarni siempre ha sido uno de mis jugadores favoritos, me quedé alucinado, no sé si fue el año pasado o el anterior.

El eterno rival, el Sevilla Fútbol Club, ha tenido siempre una actitud de respeto y ayuda activa con tu persona y las iniciativas que llevas a cabo. ¿Sigue siendo así?

Si, si, si además en estos últimos años he llegado a decir en diferentes medios que el Sevilla se portaba mejor que el Betis, hombre ahora ya han cambiado las tornas, pero siguen portándose bien y mi relación es muy buena, podría ser mejor pero eso depende también de ellos, del club. Vamos a ver, que la gente se porte bien no depende de mí, porque yo os he dado una postal de la virgen del Rocío, como os podía haber dado pines del Betis, pero es que no tengo, quiero decirte, doy lo que tengo. Creo que he sido el bético que ha dado más cosas del Sevilla, esto es muy fuerte. Llevo al Betis por encima de todo pero no soy antisevillista. Trato al eterno rival con señorío, al igual que ellos a mí pues cuando yo voy al campo del Sevilla, voy vestido del Betis y entro como un señor.

Mira yo me acuerdo una vez en un derbi en el campo del Sevilla que por respeto no llevé el escudo pero iba vestido entero de verde y realmente me di un baño de multitudes más grande que nunca me lo había dado en el campo del Betis. Eso me pasó una vez en el campo del Sevilla, además ese día yo era comentarista de la Sexta porque me dijeron “tú que eres muy popular en Sevilla no te importaría comentar los goles”, y yo dije “por qué no” además yo no tenía ni entrada ni nada. Para mi aquello fue mi impactante porque si no salude 100 ó 200 no se cuanta gente, porque subía y bajaba la grada de preferencia, que era donde estaban las cámaras y me paraba la gente diciéndome enhorabuena, me daban abrazos, y solo tuve un roce fuera con un radical que estaba harto de alcohol. Pero tengo que decir en honor a la verdad que radicales y sociedad en general me suelen respetar.

Jorge Morillo, filántropo bético | Fotografía: Pedro José Gallardo

Jorge Morillo, filántropo bético | Fotografía: Pedro José Gallardo

¿Crees que a Jorge Morillo se le reconoce esa labor realizada?

Hombre, no mucho la verdad. Hago una labor social que en el mundo no hace casi nadie por no decir nadie, y después me lo avalan los últimos premios que me van dando. Ahora es una pena que nadie me haya planteado, a lo mejor el Betis lo hace, a la medalla de la ciudad. Zoido que tanto hablaba de Jorge Morillo se ha lavado las manos y ya no es porque no me ayude, si no porque no se ha planteado ni lo de la medalla de la ciudad y en la Junta de Andalucía he estado propuesto 9 veces, bueno y me parece muy fuerte que esté esperando el personal a que me muera para reconocerme las cosas porque no me lo reconocerían a mí solo, esa medalla de la ciudad se la dan a los béticos, a los creyentes, no creyentes, a la gente humana, y sobre todo a mi familia porque son los que tienen que aguantar el compromiso tan fuerte que yo tengo con la ciudad y lógicamente con los marginados y la gente que tengo alrededor.

¿Hacen los políticos, y la sociedad en general, lo suficiente para ayudar a las personas provenientes de entornos marginales?

No, y además hacen muy poco. Yo diría que casi nada, y la prueba está en los nuevos que han entrado. Los anteriores se portaron mal conmigo, pero los que ahora están funcionando peores, porque ellos me conocen, yo he estado reunido con el Partido Popular y lo primero que tenían que haber hecho en los primeros cien días que estuvieron en el poder era realmente haberse sentado conmigo. Concretamente el día 8 de Septiembre, que es mi cumpleaños, fui, pedí una cita y todavía estoy esperando la reunión. Una amiga mia le pidió cita, habló con la secretaria de Zoido, y el día 2 de Noviembre me llamaron y me dijeron ¿oye es verdad que usted está quejoso? Y yo le dije: Pues es verdad, muy quejoso. Y ahora mismo fíjate todo lo que ha pasado desde el día 2 de Noviembre hasta hoy pues resulta que siguen lavándose las manos conmigo. Estoy muy dolido, esa es la palabra, dolido. Iba a decir cabreado, pero yo no pierdo el tiempo en esas cosas, dolido, dolido porque me duele que hablen mucho y después no hagan nada. Si tú me dices has hablado mal de IU pues te digo que es verdad, pero también te digo que del PSOE también y del PP igual, pero es lo que me demuestran.

Porque de hecho el otro día en un premio lo dije, dije “son ustedes un ratito agarraillos”, estaba allí toda la élite de Sevilla y yo iba así vestido en el Alcazar, estaba la Duquesa, el alcalde, estaba el Betis, el Sevilla, estaba todo el mundo allí. Le dije eso y añadí: “para el otro barrio no os vais a llevar nada, porque mi jefe no les va a dejar”. Se te va a quedar tu sentimiento, tu vida, ¿pero el dinero?, bueno me parece que los 4 gatos que gobiernan el mundo, aparten de que lo hacen muy mal, realmente no tienen ni idea de la gente que lo está pasando mal, que es el 80 por ciento de la población mundial. Me parece de juzgado de guardia, es para meterlos a la mayoría de ellos en la cárcel, lo único que se les nota a los políticos es que no tienen vergüenza ni tienen empatía. No sé cómo la gente puede seguir votando, yo de 20 años creo que he votado una vez. Al último partido que voté fue a un partido que me convencía, al Post Partido Sain. A la mayoría no les he votado porque los conozco a todos muy bien.

Como persona no tengo que decir nada, verás Zoido por ejemplo es un tío maravilloso, pero como político no vale un duro y Monteseirin como persona es un tio estupendo, pero como político igual que Zoido o peor. Pero bueno esto es política y desgraciadamente uno tiene que hacer también crítica y denunciar lo que se hace mal ¿no?

¿Qué proyectos de futuro tiene la asociación educar en la calle?

Hombre lo que marque Dios, la sociedad, el Betis, la gente de buena voluntad, todo. Generalmente está muy abierta la asociación ‘Educar en la Calle’, la cual yo fundé, la hice con vista para que no pensara la gente que solo la hizo Jorge Morillo, detrás de Jorge Morillo hay miles de personas, y cuando digo miles de personas es porque soy consciente. Mi amiga Amalia Gómez, la presidenta de la Cruz Roja va diciendo por ahí que es la ONG más pequeña del planeta, y es verdad, pero también la más grande. Es la más grande, porque yo nunca le he pedido nada a nadie, yo tengo los libros, los estatutos y todo. Yo nunca le he pedido a nadie que se asocie, al principio sí, pero después yo pasé de rollos de socios y demás. El que quiera ayudar que ayude, aparte que Jorge Morillo o yo concretamente no soy solamente la sociedad. Yo le pongo cara jugándome el pellejo y diciendo cosas muy fuertes.

Intento cada día plasmar mi compromiso dentro de mis posibilidades, intento cada día hacerlo mejor, tanto a nivel humano como a nivel profesional. Yo soy consciente que es difícil pero ahí están los hechos y yo no hablo de boquilla, hablo de realidades, de compromiso. Yo me he encarnado de pobre. Yo no he elegido ser pobre si no me he hecho pobre con los pobres, pero por la gracia de Dios, así lo entiendo yo como creyente. Es la historia de una vocación, esa es la palabra exacta.

Jorge Morillo, la fe siempre en su cabeza | Fotografía: Pedro José Gallardo

Jorge Morillo, la fe siempre en su cabeza | Fotografía: Pedro José Gallardo

Cursando la Licenciatura de Periodismo en la Universidad de Sevilla.

Comments

Deja tu comentario

Queremos saber tu opinión, deja tu comentario

La viñeta semanal de David Solís