Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Beticismo.net | 16 de abril de 2014

Scroll to top

Top

4 comentarios

Juan Sabas: "Me llena de tristeza que nadie del Betis me haya llamado"

Disfruta esta entretenida entrevista con el ex-jugador bético Juan Sabas, realizada por Carlos Gª Urbano.

Juan Sabas: “Me llena de tristeza que nadie del Betis me haya llamado”
15 de agosto de 2012 |
40 Ecos Twitter 23 Facebook 14 Google+ 3 Email -- 40 Ecos ×

A sus 45 años, Juan Sabas cree que ha llegado el momento de empezar una nueva etapa como primer entrenador después de seis años como segundo de Abel Resino, al que ha acompañado en los banquillos de Ciudad de Murcia, Levante, Castellón, Atlético de Madrid, Valladolid y, hasta el pasado mes de junio, Granada. El ex-jugador verdiblanco aguarda en Sevilla una oferta que le satisfaga para demostrar que puede tomar las riendas de un proyecto deportivo serio y ambicioso. En Beticismo.net hemos tenido la oportunidad de hablar con él sobre su nueva aventura y su pasado como bético.

Juan Sabas | Fotografía: Beatriz Vázquez

Juan Sabas | Fotografía: Beatriz Vázquez

¿A qué ha dedicado el tiempo desde que abandonó el Granada?

Estoy preparando un libro de trabajo en el que recojo todos los ejercicios y experiencias, tanto positivas como negativas, de mi periplo como segundo entrenador. Ahora que quiero empezar una nueva andadura como primer entrenador me gustaría plasmar sobre el papel todas estas experiencias para no volver a cometer errores pasados.

Después de tantos años siendo ayudante de Abel Resino, ¿se ve realmente capacitado para dar ese paso?

Totalmente. Pero ya me encontraba capacitado antes de ser su segundo. Cuando me retiré como jugador entré a trabajar en las categorías inferiores del Atlético de Madrid y dos temporadas después se me presentó la oportunidad de irme al Ciudad de Murcia con Abel, a trabajar a nivel profesional. Desde entonces he sido su ayudante, pero siempre me he visto capaz de ser primer entrenador. Lo que pasa es que acepté mi rol durante estos cinco o seis años.

¿Ha tenido algún tipo de problema con él que le llevase a tomar esta decisión?

No, ninguno. La verdad es que somos personas muy diferentes y en muchas cosas no coincidimos, pero yo siempre le he respetado. He respetado su trabajo y su forma de ser. La vida te da la opción de estar solo o estar acompañado, y yo he decidido seguir solo a partir de ahora y formar mi propio equipo de trabajo, nada más.

¿Qué ha aprendido de Abel?

Nada, no es cuestión de aprender, yo ya me sentía capaz de ser entrenador desde el primer día que empecé a trabajar con Abel. Solo acepté ese rol, sus ideas y su forma de trabajar. Si fuera nuevo en esto te diría lo que he aprendido, pero no he aprendido absolutamente nada. Todo esa experiencia y aprendizaje que tengo me lo ha dado la vida en un vestuario. Luego observo, miro y acepto las condiciones de trabajo. He aprendido observando cómo trabajaba cada entrenador que he tenido, y han sido muchísimos. No soy alumno de nadie. 

¿A qué se refería exactamente cuando dijo que su papel como segundo le “asfixiaba”?

A que llevo muchos años a la sombra de una persona y me sé mi papel de memoria. Necesito otras experiencias. Soy un tío que no para en lo profesional, y mi rol como segundo me lo sabía ya de memoria. 

¿Ha recibido ya alguna oferta para entrenar a algún equipo?

He recibido ofertas que no me satisfacen. Yo no puedo aceptar cualquier tipo de oferta laboral ahora mismo porque el mercado es muy complicado, la competencia es muy grande, los equipos son los mismos y yo no me puedo caer a las primeras de cambio a nivel deportivo. Es lo que miro ahora mismo más que el tema económico, que me salga un proyecto deportivo bueno. De aquí a que encuentre una oferta adecuada me voy a dedicar a ver fútbol y a empaparme de él, nada más.

¿Tiene su propio cuerpo técnico o trabajará con los empleados que el club al que vaya ponga a su disposición?

Depende de las condiciones de trabajo. Yo ya he hablado con gente de fútbol la posibilidad de unirse a mí en un futuro si hay alguna oferta deportiva, pero no puedo permitirme exigir mucho en estos momentos. Tengo que esperar a ver quién me llama, las opciones que hay y ya, a partir de ahí, conformar un equipo de trabajo. Más o menos lo tengo encauzado pero aún me falta.

¿Hasta dónde le gustaría llegar como entrenador?

Pues como cuando era jugador, cuando comienzas una aventura profesional siempre quieres aspirar a lo más alto. Y me veo capacitado para llegar a lo más alto porque he estado en lo más alto. Como segundo entrenador he estado en Primera División, he competido en Champions con el Atlético de Madrid, he trabajado con chavales también… He vivido todas las experiencias posibles y creo que puedo aspirar a lo máximo.

Un momento de la entrevista | Fotografía: Beatriz Vázquez

Un momento de la entrevista | Fotografía: Beatriz Vázquez

Hoy en día, cuando un equipo no rinde como se espera, el primero en pagar las consecuencias es el entrenador y, a veces, el cambio es a peor. En el otro lado de la balanza se encuentran Wenger y Ferguson, que llevan muchos años en sus respectivos equipos aunque también lo hayan pasado mal de vez en cuando. ¿No deberían los clubs ser más pacientes con sus técnicos en ciertos casos como lo fue el Betis con Mel?

La cultura futbolística que hay en Inglaterra no se asemeja en nada con la que hay aquí, que se lleva el cambiar de entrenador constantemente. Allí uno puede estar muchos años en el mismo equipo como tú bien has dicho. De lo que se trata es que unos resultados te mantengan en un puesto. El año pasado con el Betis tuvimos la experiencia de que hubo paciencia con Pepe Mel, y esa decisión dio sus frutos porque se consiguió el objetivo de la permanencia de forma holgada. En España es muy difícil que te mantengan unos malos resultados, esto es así, yo soy consciente de ello.

¿Qué opina del trabajo que está haciendo Pepe Mel en La Palmera?

Que lo ha hecho bien. Cogió al equipo en Segunda División y lo ascendió, que es todo un éxito, y el primer año en Primera División el equipo ha rondado la mitad de la tabla. Ya te digo, los resultados son los que dicen si el trabajo ha sido bueno o ha sido malo, aunque a veces no es así. Puedes trabajar muy bien durante toda la temporada y los resultados no se dan, pero en este caso Pepe y su cuerpo técnico han hecho un gran trabajo.

¿Qué objetivo debería marcarse el equipo esta temporada?

El Betis está en fase de crecimiento y en una Liga tan competitiva como la nuestra el objetivo es mantenerse porque, a la vista está, no hay un nivel económico como para pelear por puestos de Europa. Creo que el objetivo que hay que marcarse siempre al empezar la temporada es mantener la categoría y luego, si los resultados y el trabajo dan sus frutos, es cuando hay que ilusionarse. Tampoco podemos engañar a la gente, el Club intenta firmar futbolistas de empaque para estar arriba y el mercado no se lo permite. Creo que tienen un buen equipo que puede dar muchas alegrías y que, además, tiene un juego ofensivo y eso a la gente le gusta, pero a día de hoy hay que pensar en mantener la categoría.

¿Le gustaría entrenar al Betis algún día?

Hombre por supuesto, eso es un sueño. Cuando uno empieza una andadura como técnico siempre tiene en mente ser entrenador del Betis el día de mañana, pero ahora mismo está lejos, muy lejos, y que mis pensamientos se tienen que centrar en entrenar cuanto antes y demostrar la valía de mis conocimientos.

¿No le han ofrecido incorporarse al cuerpo técnico del club al igual que a Stosic en su momento o, más recientemente, a Juanito?

No. La verdad es que ha habido una gran reestructuración en el Club y no he tenido opciones, no me han llamado en ningún momento. Me desilusiona un poco y me llena de tristeza porque llevo muchos años en los que no he dejado de trabajar. Creo que mi currículum me avala para poder trabajar en el Betis, y espero que en el futuro quepa esa posibilidad.

A pesar de no pasar muchos años en el Villamarín la afición bética le recuerda con mucho cariño. ¿Qué le dicen los béticos cuando le paran por la calle?

Me siento orgulloso de que la gente recuerde mi andadura en el Betis, siempre lo doy todo cuando trabajo en un equipo y que la gente me recuerde y me valore de forma positiva me alegra. El ir al campo y que la gente te pare o que te canten lo que te cantaban hace muchos años es muy bonito.

Usted vivió la época dorada de Lopera al frente del Betis. ¿Ha seguido el proceso de transición que ha vivido el club estos dos últimos años?

Sí, lo que pasa es que es difícil contrastar la información a nivel de aficionado. Yo no sé exactamente qué ha pasado porque llevo muchos años trabajando, y aunque vivo en Sevilla y sigo la actualidad del equipo siempre lo he hecho desde la distancia. Solo puedes hablar con criterio de las etapas por las que pasa un club cuando estás dentro y muchas veces la desinformación nos hace cometer errores. Podría hablar de ello a nivel deportivo, pero a nivel económico e institucional no te puedo decir nada.

¿Cómo fue su relación con Don Manuel mientras estuvo aquí?

Muy cercana. Don Manuel era una persona que vivía con mucha intensidad lo que hacía el equipo. Viajaba a los sitios donde hacíamos la pretemporada o donde jugábamos y no tengo ningún tipo de queja a nivel laboral ni personal con él.

¿Cree que el cambio será a mejor?

No sabría decirte, es una situación preocupante que he segudio en la distancia. Lo único que queremos es que el Club vaya bien, tanto en la dirección institucional como en la dirección deportiva. A mí me gusta ir a los entrenamientos y sé cómo trabaja el equipo porque lleva mucho tiempo con el mismo entrenador, pero no puedo entrar en las oficinas y ver cómo trabajan allí. Lo único que sé es que el Betis está en Primera División, que es lo que quiere la gente, y es esa gente la que va a demandar siempre que se dé un pasito adelante tanto a nivel deportivo como a nivel institucional.

bva_web-13

Juan Sabas | Fotografía: Beatriz Vázquez

Hablemos de su paso por el Villamarín. A pesar de aprovechar muy bien los minutos que le daba Serra Ferrer y marcar muchos goles no llegó a ser un indiscutible en el once, sino más bien un revulsivo. ¿Nunca le preguntó al ‘Míster’ por qué no le sacaba de inicio?

Al igual que cuando me retiré acepté mi papel como segundo entrenador, como jugador tienes que aceptar el rol que te dan en cada equipo al que vas. Luchas contra los encasillamientos, pero en este país si te encasillan es muy difícil que dejen de hacerlo. Yo entrenaba como todo el mundo pero cuando jugaba un partido de inicio y no metía goles la gente decía que tenía que jugar solamente un rato. He luchado mucho contra eso pero la verdad es que ya no me preocupa, acepté mi rol como suplente. Con el Mérida en Primera División, el año después de dejar el Betis, fui el máximo goleador del equipo siendo suplente. En un equipo como el Mérida veía injusta mi suplencia. A veces los entrenadores se empecinan en ciertas cosas y tienes que aceptarlas.

¿Qué le aportó Serra Ferrer como técnico?

Serra Ferrer era un técnico que exprimía al máximo a su plantilla. Su manera de trabajar a veces me gustaba y a veces no, por ello tanto de él como los demás entrenadores que he tenido siempre he recogido lo que creía que me podría servir como técnico en el futuro.

¿Cuál es el gol más importante que ha marcado con la camiseta del Betis?

El que siempre me recuerda la gente y el que guardan con más cariño es el 2-1 al Sevilla en nuestro estadio, contra el eterno rival. A mí me gusta mucho recordar también los dos goles que le metí al Sevilla en su campo en el homenaje a Ian Reina, un partido benéfico para ayudar a un niño en el que los dos equipos íbamos al máximo y la mitad del estadio eran béticos. Esos son los dos goles que con más cariño recuerdo.

¿Cuál fue su momento más especial como jugador bético?

Era un momento de alegría-tristeza, la final de Copa que perdimos en el Bernabéu contra el Barcelona. Alegría porque aquel año Serra me utilizó mucho más en la Copa que en la Liga y creo que fui el máximo anotador de la competición junto con Ronaldo, y eso nos permitió acceder a la final. Tristeza porque no fui uno de los 18 elegidos, tuve que vivirlo desde la grada y, además, no ganamos. Ese fue el partido más especial, pero lo viví en la distancia.

¿Podría contarnos alguna anécdota de sus tiempos en Heliópolis?

Anécdotas hay muchas, pero me quedo con que aquel vestuario era una piña, había muy buen ambiente. Con gente como Pier, Merino, Jaime, Roberto Ríos o Pedro Jaro vivimos muchos momentos anecdóticos tanto fuera como dentro del vestuario y el campo.

¿Sigue en contacto con sus compañeros de entonces?

Sí, claro, tengo una muy buena amistad con ellos. Con Roberto Ríos, Jaime, José Mari y Stosic tengo más afinidad porque viven aquí y puedes verte con ellos de vez en cuando. A Pier, Alfonso, Finidi y Jarni los ves menos pero mantenemos una buena relación en la distancia.

¿Con qué se queda de aquellos tres años?

Me quedo con el cariño de la gente, de la afición, que me lo demuestra incluso a día de hoy, con 45 años. Que te recuerden con cariño es lo más satisfactorio que puede pasarle a una persona cuando se ha dedicado al fútbol profesional.

¿Qué es el Betis para Juan Sabas?

El Betis para mí, y para todo el mundo, es un sentimiento. Es un club que me ha dado muchísimas cosas a nivel profesional en el pasado y que espero que me las dé también en el futuro. Vivir aquí te hace ser socio y seguir al equipo con mucho cariño. Me siento un bético más y sigo los partidos como un aficionado cualquiera.

Juan Sabas | Fotografía: Beatriz Vázquez

Juan Sabas | Fotografía: Beatriz Vázquez


Juan Sabas Huertas-Lorente, bautizado como “El vaquerito Sabas” por el locutor Gaspar Rosseti en sus comienzos en el Rayo Vallecano. Ha jugado en Rayo Vallecano, Atlético de Madrid, Betis, Albacete, Linense, Hércules y Ciudad de Murcia. Logró 2 Copas del Rey con el Atlético de Madrid y llegó a la final que disputó el Betis frente al FC Barcelona en 1.997 en el Santiago Bernabéu. Fue jugador del Real Betis Balompié durante 3 temporadas (1994-1997) donde disputó 87 partidos y marcó 21 goles. Se hizo muy popular entre la afición por su carácter bromista y por ser un jugador revulsivo capaz de darle la vuelta al marcador a falta de pocos minutos para finalizar el partido.


En Beticismo.net nos sentimos muy agradecidos a un mito como Juan Sabas por haber dedicado parte de su tiempo a charlar con nosotros y le deseamos la mayor de las suertes en su nueva andadura como primer entrenador. Ojalá pueda sentarse pronto en un banquillo y en un futuro, por qué no, ocupar el del Benito Villamarín.

Redactor Jefe de Beticismo,net · Editor at InsideSpanishFootball.com · Colaboró en Radio Betis · Redactor de la sección de 'Cantera' de la Revista Balompié · En su tiempo libre estudia Periodismo

Comments

  1. Qué grande Sabitas!! Recuerdo como si fuese ayer aquel gol contra el Sevilla, lo que disfruté en el estadio… gran entrevista Carlos!

  2. Luis

    Qué grande era Sabas, yo tampoco entendí nunca por qué no tenía más minutos.
    Como curiosidad, su hijo (que también se llama Sabas) juega, junto al de Kasumov, en el Alcosa.

Deja tu comentario

Queremos saber tu opinión, deja tu comentario

La viñeta semanal de David Solís