Email Facebook Google Plus Pinterest Twitter Image Image Image Image Image

Beticismo.net | 25 de octubre de 2014

Scroll to top

Top

El Scouting: Así juega el Athletic Club de Bilbao

El Scouting: Así juega el Athletic Club de Bilbao
24 de septiembre de 2013 | Miguel Verdugo

5 Ecos

5 Ecos


×

Tres victorias y dos derrotas, con ese bagaje recibe el Athletic de Ernesto Valverde al Real Betis en el Nuevo San Mamés. Buenos resultados del conjunto vasco en su nueva etapa. En cuanto al juego, no están siendo tan brillantes como sus resultados, algunas piezas no están encajando del todo bien, especialmente en el centro del campo.

El Athletic, y concretamente su entrenador, tienen muy claro su idea. En su modelo de juego el esférico es fundamental, sobre él se construye gran parte del juego. El problema es que el conjunto vasco no está disfrutando del esférico todo lo que quiere y,  sobre todo, todo lo que lo necesita. En estos cinco partidos promedia un 48,5% de posesión. La circulación de balón está siendo algo lenta, Ander Herrera, en posiciones muy adelantadas dentro del 4-2-3-1, no está influyendo en el juego todo lo requerido, al menos no todo lo que se espera de un jugador de su talento. El problema quizás no sea suyo, la idea del entrenador le aleja de zonas donde él es más determinante. Gran parte de la base de la jugada se sustenta sobre Beñat, es el único que a día de hoy parece fijo en ojos de Valverde en el centro del campo. El pivote más posicional ha ido rotando en estos encuentros entre Iturraspe, Erik Morán y Mikel Rico.

Al problema antes mencionado se le suma Óscar De Marcos. Un jugador diferente, que aporta cosas al equipo que no tiene. Sus suplencias en un privilegio, encajarlo entre tantos y tan buenos jugadores un “problema” para el mister. Su verticalidad y movilidad es capital para un equipo que actualmente adolece de todo lo contrario. Con él sobre el verde se han visto cosas diferentes. En los costados, especialmente con Susaeta encuentra algo de respito en su juego el Athletic. Por allí con cierta asiduidad sí logran ser profundos. Muniain, pese a estar algo mejor que la temporada pasada, sigue intimidando más que realizando. El volumen de ocasiones que genera el Athletic es bastante escasos contextualizado con el talento que poseen. El motivo no es otro que la escasa profundidad de su juego.

Fotografía: Ligabbva.com

Fotografía: Ligabbva.com

Especialmente en casa, el Athletic suma muchos hombres en campo contrario. Beñat escalona su posición sobre el otro  mediocentro y el equipo se sitúa en un 4-1-4-1. Intentan establecerse en campo contrario, y tiene capacidad para ello, pero también se exponen más para al contragolpe, arma letal del equipo de Pepe Mel. El Celta, en el último encuentro en casa de cuadro vasco, fue una prueba de ello. Por otro lado, en sus sectores exteriores arriesgan menos. Las subidas de sus laterales no son tan pronunciadas.

La gran determinación de este equipo es una de sus principales fortalezas. El talento de la plantilla es incuestionable, necesitan muy poco para hacer levantar a San Mamés con un gol. Más allá del punta, su segunda línea tiene algo de gol. La intensidad en el juego es innegociable, es un equipo que disputa cada balón, aunque llegue a perder frente al Espanyol por, entre otras cosas, superarle el éste en nivel de activación y pelea – siempre bien entendida-. Poseen serios recursos en acciones a balón parado.

Analista y redactor en Beticismo. Por la facultad de comunicación pasé, y el título recibí. Por tanto, juntaletras profesional.