No todo es por Rubén Castro

Todos  le miran a él y a su demarcación como causa del mejorable momento y juego del Real Betis de Gustavo Poyet, pero no todos los problemas que el equipo viene padeciendo son atribuibles a la posición del delantero canario como ahora detallamos.

Lo primero que se suele argumentar en que en banda izquierda Rubén Castro está sometido a un trabajo defensivo que no le beneficia en absoluto a esta altura de su carrera. Aún así, sus mapas de calor no muestran un gran recorrido de Rubén sobre el carril. Lo normal es que no se prodigue más allá de la línea divisoria. Y no parece casual, pues Poyet ha activado mecanismos durante estas jornadas para que el esfuerzo defensivo de Rubén sea menor, replegando en 4-4-2 pese a que en ataque se organice en 4-3-3 como ya analizamos. Curiosamente en los dos partidos donde el canario pisó campo propio con más asiduidad el equipo ganó – Valencia y Málaga -. Aunque en mucha menor medida, la pasada semana en la derrota en Donostia el canario también retrasó algo más de lo habitual su posición.

Rubén Castro frente al Valencia, con una presencia defensiva importante

Rubén Castro frente al Valencia, con una presencia defensiva importante.

Rubén Castro frente al Granada. Mapa de calor bastante recomendable para su juego

Rubén Castro frente al Granada. Mapa de calor bastante recomendable para su juego

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marcos Álvarez señalaba que Castro tiene una carga de trabajo personalizada en los entrenamientos, lo cual le ayuda a estar mejor físicamente, pero la forma no parece ser el problema, tampoco la responsabilidad defensiva. De hecho, se puede decir que casi por iniciativa propia Rubén  ha ido año a año creciendo en implicación defensiva.  El problema está en cuando Rubén recibe pegado a la cal, ahí se difuminan todas sus virtudes y se tornan reflectantes sus actuales déficits, y el Betis lleva dos jornadas buscándoles ahí. Su presencia en banda tiene sentido para alejarle del foco de los defensas, no para alejarle del gol. Aún así, no se puede afirmar que el canario venga sufriendo desde que arrancó el campeonato esta problemática, pues actualmente en es el octavo delantero con más tiros a puerta por partido de media.  De los terrenales, sólo Nani le supera en este registro.

Rango de pase de Rubén Castro frente a la Real, pocos y cerca de la cal

Rango de pase de Rubén Castro frente a la Real, pocos y cerca de la cal

Se comenta que debido a la posición de Rubén Castro el equipo viene defendiendo peor.  El problema reside en que en los partidos en los que claramente se ha defendido en 4-4-2 (no siempre es visible debido al enorme desorden que suele exhibir el conjunto de Poyet) el equipo verdiblanco también ha ofrecido lagunas. Por tanto, la debilidad no es Rubén, la debilidad es grupal. Táctica y futbolística.

En palabras de Gustavo Poyet, Rubén Castro está contento que su ubicación en el terreno de juego; en palabras de buena parte de la afición, ellos no están satisfechos con el juego. Eso es lo que debe mejorar el técnico uruguayo, ya sea con el canario en banda o no, pero urge orden e ideas, lo cual, qué duda cabe, siempre beneficiará a un depredador del gol como Rubén.

 

 

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.

No comments

LEAVE A COMMENT