El éxito de Sergio León

El Sadar, alcázar que intentará conquistar el Real Betis este viernes, es hoy hogar de un futbolista formado en el mismo seno del club heliopolitano. Formado en lo deportivo y en lo personal. Sergio León (Palma del Río, 1989) lo reconoce sin tapujos: «Siempre iba con lo peorcito del pueblo, pero fichar por el Betis me ayudó a tomar el camino bueno.». Tenía quince años cuando cambió su pueblo, al ala oeste de la provincia de Córdoba, por Sevilla. Su presencia en los filiales no tardó en engrosarse, y con veintiuno, en marzo de 2010, Víctor Fernández le hizo debutar con el primer equipo bético en Segunda División. Pero sin sitio real allí, marchó a Reus, y luego a Murcia, y luego a Llagostera, y luego a Elche. Y ya en otros destinos había hecho goles, pero en Elche estalló.

Autor de 22 tantos, León se destapó la temporada pasada como un ariete de alto pedigrí. Al igual que ocurría en Córdoba con el otro gran ‘9’ de la categoría, el rumano Florin Andone (21 goles), en el Martínez Valero todos sabían que Sergio acabaría el verano en Primera División. Aunque julio y agosto fueron largos, pesó el acuerdo verbal al que el muchacho había llegado con Petar Vasiljević: «Soy un tío de palabra.». León llegó a Osasuna a finales del mes octavo, con la Liga ya comenzada, pero su impacto ha sido tan gigantesco que su nombre ya baila en la boca de toda la afición rojilla. Esta semana hemos podido hablar con Sergio Armenteros, periodista navarro e íntegro conocedor de todo lo que rodea a la entidad pamplonica: «Los socios siempre miran con ojos escépticos el desembolso de dinero para fichar a un jugador. La capacidad económica y sobre todo las restricciones a las que se ha visto sometido el club hacen que tenga que ir con pies de plomo a la hora de pagar por un traspaso. La mayoría de la gente sentía incertidumbre cuando Osasuna decidió pagar esos 1.8 millones de euros por León.»

El Club Atlético Osasuna lleva varios años inmerso en una deuda importante con la Hacienda navarra, y resulta natural que hubiese quienes considerasen un riesgo el invertir tanto dinero en una incorporación. Sin embargo, transcurridas sólo 8 jornadas esa discordia se ha disipado: «Hoy todo el mundo coincide en que la operación ha sido fabulosa.», continúa Armenteros. «Hacía mucho tiempo que un jugador recién llegado a Osasuna no tenía un impacto inmediato tan brutal. Sus números superan los de otros delanteros míticos que empezaron con muy buen tino aquí, como Aloisi o Milosević». Y es que las cifras de Sergio León son bárbaras: 4 goles en 6 partidos, siendo titular además sólo en 4 de ellos. Esa puntualidad anotadora está medida: León hace un gol cada 89 minutos. En ningún momento hay que olvidar que hablamos de un hombre que está debutando en Primera esta temporada. El impacto, como señala Armenteros, está siendo brutal. Sobre todo porque está siendo decisivo para Osasuna. Los 4 goles que ha anotado el canterano verdiblanco no sólo se han facturado en puntos; representan un porcentaje altísimo del volumen goleador del cuadro rojillo.

Sergio León es el responsable del 40% de los goles de Osasuna | Fuente: Whoscored | Elaboración: Antonio Durán

Sergio León es el responsable del 40% de los goles de Osasuna | Fuente: Whoscored | Elaboración: Antonio Durán

Quizás lo más interesante es el equipo en el que ha ido a parar. Sergio Armenteros habla de lo tradicionalmente duro que es ser ‘9’ en El Sadar: «Yo siempre he dicho que ser delantero de Osasuna es superdifícil. Hay partidos en los que como mucho tienes media ocasión.». Sin embargo León está paliando ese reconocido problema que tiene su equipo para generar ocasiones gracias a una efectividad abrumadora: ha marcado 4 goles en sólo 8 disparos. Su entrenador, Enrique Martín, está tan encantado con él que ya está buscando maneras de potenciarle. «Después de tenerle como único punta en varios partidos, ahora parece que Martín le ha encontrado acomodo en el ataque junto a Oriol Riera. Ambos se entienden bien; Riera hace ‘el juego más sucio’ y Sergio León puede aprovechar mejor los espacios para explotar su velocidad.», narra Armenteros.

Realmente León ha encajado de maravilla en Osasuna. No sólo en el equipo, también en la ciudad y en la gente. «Creo que en Pamplona no gustan tanto sus goles -que por supuesto- como su espíritu combativo. Los aficionados rojillos siempre se han identificado con los jugadores más aguerridos y en el caso de Sergio existe ese componente luchador. Esa serie de cualidades que reúne han hecho que su comunión con la grada y con la disciplina del club sea casi idílica.», finaliza Sergio Armenteros, que no titubea al evaluar a su tocayo: «Ha sobrepasado con creces todas las expectativas.». Este viernes a las 20:45 horas se reencontrará con el Real Betis muchos años después de abandonar La Palmera, en lo que para él será un partido especial y emotivo. León ha tardado en llegar a la cima, pero quizás el haber conocido el éxito a sus veintisiete años hace que lo esté saboreando más y mejor.

Fotografía destacada: Jesús Caso | Diario de Navarra

Escrito por

Analista de fútbol

No comments

LEAVE A COMMENT