Pozuelo: «Nos ofrecieron renovar para que no renováramos»

Alejandro Pozuelo (25 años, Sevilla), como tantos, fue una de las grandes promesas de la cantera del Real Betis Balompié. Pero la mayor parte de su generación, llena de jóvenes talentos como Adrián San MiguelJosé Alberto Cañas, emigró, dejando el Betis para continuar sus carreras lejos de nuestro país.

Llegado el momento de tomar la decisión de seguir o salir, Pozuelo decidió firmar por el Swansea de la mano de Michael Laudrup, un viejo conocido de la liga española. Después pasó sin hacer mucho ruido por el Rayo Vallecano. Ahora, sin embargo, se encuentra de nuevo en el extranjero, destacando y haciéndose valer en la liga belga.

En el KRC Genk ha encontrado un hueco y se encuentra ahora mismo luchando, con mucha humildad, madurez y trabajo por una plaza en la siguiente ronda de la Europa League. De sus objetivos, su paso por el Swansea, la liga belga y de su salida del Betis habla con mucha claridad en esta entrevista concedida a Beticismo.net.

AFP_G69XE

Se le nota una mayor madurez sobre el terreno de juego. Supongo que también influye la madurez en la vida personal.

Siempre me he considerado un chico maduro. Tengo mujer, dos hijos, una vida familiar y me gusta hacer otro tipo de cosas, más familiares que las que hacen los chicos de mi edad. Está claro que también me gusta salir y estar con mis amigos como cualquier chico de 25 años, pero tengo la cabeza muy centrada.

Supongo que aquí, en Genk, vive con su familia.

Los pobres están aquí conmigo y ése es su sacrificio, pero yo lo agradezco, porque su compañía me hace falta y yo con ellos soy feliz.

Y los niños, ¿le han salido béticos?

La verdad es que desde chiquititos siempre han estado con el “Betis” en la boca. Mi familia se lo inculca y tengo muchos amigos del Betis, o sea que…

¿Qué se siente al llevar el brazalete de capitán con el Genk cuando se es casi un recién llegado?

Es una alegría. Ése es el camino. Es un premio al sacrificio de estar aquí, que es complicado para mí y la familia. Aunque desde que llegué mis compañeros me han tratado muy bien, confían en mí y me respetan… y esto es un paso importante, una alegría. Lo mejor es que estoy jugando y están saliendo las cosas bien.

Deduzco que sigue al Betis desde la distancia. ¿Cómo ve la actuación del equipo en lo que llevamos de temporada?

Siempre que tengo tiempo suelo verlo en casa, sí. Siempre que me preguntan lo digo como lo pienso y la verdad es que no están saliendo las cosas muy bien. La afición hace mucho y se merece más. Desde hace tiempo, los que manejan al Betis desde dentro o no hacen las cosas bien o algo falla. Espero que pronto vuelva la situación a normalizarse porque el Betis se merece lo más grande, estar entre los más grandes. Cuando vine aquí todo el mundo conocía al Betis y es una pena verlo así, que cada temporada cambien al entrenador dos o tres veces y que tengan que traer quince o dieciséis nuevos jugadores para solucionar las cosas.

Hablando de jugadores nuevos… Como canterano, ¿no le duele que chicos como Fabián o Ceballos no estén teniendo la oportunidad de jugar?

Está claro que algo tiene que estar pasando, no es normal que uno de los que, para mí, es de los mejores jugadores del Betis, como lo es Dani, que es canterano, no esté jugando… Me recuerda un poco también a mi situación en los últimos dos meses. No sé qué situación tiene él, pero espero que con el nuevo entrenador empiece a jugar pronto porque se nota que falta en el equipo y, cuando no juega, el equipo se resiente.

Cuando se marchó, dio la sensación de que fue por desavenencias con el entrenador de aquel entonces, Pepe Mel.

No fue nada personal. Él tenía sus ideales y yo tenía los míos. No estábamos de acuerdo ni él con mi opinión ni yo con la suya. Teníamos una opinión diferente, simplemente. Yo respetaba su trabajo y él tenía que respetar el mío, pero ese año nos fuimos mucha gente y no fue un tema raro; simplemente querían ofrecer renovaciones con las que no estábamos de acuerdo. Era algo que nadie aceptaba: ni Mario, ni Adrián, ni Beñat, ni ‘Cañita’… Eran renovaciones en plan «te ofrezco renovar, pero para que no aceptes». De vergüenza. Pero creo que la gente ahora se está dando cuenta de lo que había ahí dentro. Bueno, el fútbol es así y hay veces que tomas decisiones que tienes que tomar, y nada más.

¿Cree que con Víctor Sánchez del Amo esta situación puede cambiar para los canteranos, que confíe más en ellos que Gustavo Poyet?

Sí, por lo que vi en su etapa en el Deportivo creo que sí. Es un entrenador muy joven y, para mí, es fundamental que haya sido futbolista, que entienda a los jugadores. Creo que en el Deportivo hizo muy buen año y a mí me da buenas sensaciones, pienso que tiene mucho que dar.

Alejandro Pozuelo durante su etapa en el Betis | Foto: Juanma Mendoza

Alejandro Pozuelo durante su etapa en el Betis | Foto: Juanma Mendoza

¿Anhela volver al Betis algún día o ha pasado página y tiene otros objetivos en su carrera?

Sí… Uff [Risas]. El Betis tira mucho, pero es algo que ahora mismo no me planteo. Está claro que me encantaría volver pero creo que tenemos caminos diferentes. Ellos tienen otra filosofía, buscan otro tipo de jugadores. Yo hago mi trabajo y siempre seguiré siendo bético, pero creo que nuestros caminos no van de la mano.

Tras salir del Betis se marchó al Swansea. ¿Qué recuerda con más cariño de aquella experiencia?

La llamada de Laudrup, que fue quien hizo que me decidiera a ir para allá. La verdad es que fue una alegría que me llamara un entrenador como él y que me dijera que iba a tener la oportunidad de jugar. Fue una de las cosas más bonitas que me ha pasado. Jugar en la Premier es algo muy bonito. Los últimos dos meses fueron complicados porque le echaron, cambiaron de entrenador y los españoles no éramos muy queridos… Pero, mientras estuvo Laudrup, fue algo muy bonito.

¿De los estadios en los que tuvo la oportunidad de jugar, cuál le marcó más en aquella etapa?

El del Manchester United (Old Trafford), sin duda. Hay campos espectaculares, pero fue el que más me llamó la atención. Recuerdo que fuimos a jugar un partido de copa, el campo estaba súper lleno y tuvimos la suerte de ganarles 1-2 allí. Es uno de los recuerdos más bonitos que tengo.

¿Cómo definiría la liga belga? Para quienes no la conozcan.

Es una liga que está cambiando mucho. Están viniendo jugadores de nivel. Sólo hay que ver la selección belga. Salen muchos jóvenes con talento, la mayoría de los que han estado en la selección han pasado por aquí. No es una liga muy conocida, pero está claro que para mí ha sido un paso agigantado venir a esta liga.

¿Cómo está siendo la experiencia de jugar con el Genk la Europa League?

Tuve la suerte de jugarla también en el Swansea y ya es la segunda vez que, con 25 años, he jugado la Europa League. Estamos haciendo partidos muy buenos, somos primeros de grupo y, si ganamos el próximo partido, viviríamos el pase a la siguiente ronda de la fase de grupos.

Bélgica es un país muy plural donde se hablan varios idiomas. ¿Cómo se maneja con ellos?

En el vestuario todo el mundo habla inglés. El entrenador también. A lo mejor entre compañeros hablan en francés pero el inglés es el idioma universal. Yo me manejo para sobrevivir [risas], pero más o menos me defiendo.

75741238

¿Qué es lo que más valora de la experiencia de jugar aquí, en Bélgica?

Aprender idiomas. Es algo que me llevo. Los idiomas son súper importantes. Y hay que tener valor para salir de España y hacerse a un idioma nuevo… Eso es una de las cosas más bonitas que uno se lleva. Además, esta liga y este club tienen una filosofía vendedora, de querer exportar talento, de crecer, y si haces un par de años buenos tienes las puertas abiertas a los grandes equipos. Para mí eso es algo muy importante y que valoro mucho de mi experiencia.

¿Cuál es su objetivo principal esta temporada?

El objetivo es estar entre los seis primeros, porque aquí se juegan unos play-offs también. Hay dieciséis equipos y, cuando se termina la liga regular, los seis primeros juegan eliminatorias para ver quién es campeón, quién juega Champions, etc. El objetivo es estar en ese grupo. Después también tenemos la Europa League en la que, ahora mismo ,nuestra meta es pasar a la siguiente ronda. Cuando empezamos teníamos muchas ganas de vivir la experiencia, simplemente, porque somos un equipo joven. Individualmente, mi objetivo es seguir jugando como lo estoy haciendo. El míster me ha dado mucha confianza, me llevo bien con él y espero seguir jugando para ver en verano qué es lo que ocurre.

¿Cómo ve su futuro?

Mi futuro más inmediato es el presente. Sigo la filosofía de Simeone, partido a partido. Ahora mismo estoy muy bien aquí. Podemos hablar de ilusión, de futuro quizás no, pero mi ilusión es jugar en un equipo de alto nivel, aunque ahora mi objetivo principal es ayudar al equipo y seguir haciendo las cosas bien.

¿Algún mensaje para los canteranos del Betis?

Bueno, yo no soy muy buen consejero [risas], pero les digo que tengan paciencia, que ya sabemos que se les exige mucho… Que disfruten y que ojalá duren muchos años allí. A mí me hubiera encantado estar diez o doce años en el Betis como profesional y, sí ellos pueden, que lo aprovechen.

¿Desea transmitirle algo a la afición verdiblanca?

Yo soy el menos indicado para decirles nada porque lo hacen fenomenal, porque son fieles y están con el equipo partido a partido. A los que menos hay que achacarles nada es a ellos. Son miles de socios en el campo cada fin de semana y lo único que se me ocurre decirles es que sigan así, que seguro que el Betis les da una alegría.

Escrito por

Periodista itinerante. Gaditano nacido en Ronda, sevillano de adopción y bruselense por exilio. Pasó por Diario de Cádiz y ahora colabora con El Confidencial.

No comments

LEAVE A COMMENT