La racha de Rubén Castro

Nueve partidos sin marcar. Rubén Castro rompió la racha ante el Eibar, donde anotó el único gol bético en la derrota de los de Víctor Sánchez del Amo en Ipurua. El máximo goleador verdiblanco llegó a la tercera jornada de liga habiendo conseguido marcar cuatro goles y desde entonces el equipo, aun dirigido por Gustavo Poyet, empezó a desmejorar, entraron las dudas y Rubén llegó a ver algunos partidos desde el banquillo. La escasez goleadora, junto al mal juego provocaron que el técnico uruguayo terminase fuera del club.

El delantero bético comenzó la temporada partiendo desde la banda izquierda, en el 4-3-3 que implantó Poyet. Un esquema que parecía alejar al canario del área, pero aún así le hacía entrar en contacto con la pelota más a menudo, por lo que llegaron los goles. Una vez el equipo dejó de ser un equipo creador de ocasiones y se volvió un equipo caótico, más centrado en no recibir goles -por la falta de creación de los propios- Rubén pasó a ser un jugador que debía defender más. Un jugador de banda que actuaba más como segundo lateral que como un extremo de ataque, lo que le hacía perder chispa física en los últimos metros y restar mucha su producción ofensiva y capacidad de sorpresa.

El mal juego y sobre todo los malos resultados obligaron al técnico uruguayo a realizar ajustes y cambios, que se tornaron en la suplencia del delantero canario. Ante Osasuna y Villarreal, dos partidos lejos del Villamarín, donde el Betis consiguió los tres puntos ante los primeros. La derrota ante los castellonenses acabó con la destitución del Gustavo Poyet y la llegada de Víctor Sánchez del Amor, quien devolvió a Rubén al once inicial y además como delantero centro.

La llegada de Víctor, hasta el momento, parece haber sentado bien al equipo, y particularmente a Rubén Castro, quien centrado en el terreno de juego también podrá centrarse en las tareas de goleador. La presión alta que ha ejecutando el conjunto verdiblanco en los dos últimos partidos favoreció a que Rubén se encontrarse muy cerca del área, donde su peligrosidad aumenta considerablemente.

Escrito por

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Vive enamorado del fútbol e intenta vivir de él. Lee, escucha y escribe fútbol. Devorador compulsivo de partidos, de todos los lugares y ligas que encuentra. Colaborando con RTV Betis.

No comments

LEAVE A COMMENT