Análisis táctico del Real Betis – FC Barcelona

Un punto que debe saber a oro pero que sabe a realmente a poco. El Betis ha pasado por encima del FC Barcelona como pocas veces se ha visto desde que Luis Enrique se hizo cargo del equipo. Desde la pizarra, Víctor Sánchez del Amo transformó una debilidad blaugrana en un problemón, y con un esfuerzo denodado de los suyos firmaron el mejor partido de la temporada para los verdiblancos como ahora detallamos.

Víctor pareció tenerlo claro tras las bajas de Busquets e Iniesta: era el momento de buscar al Barcelona arriba, de ser valiente. Apostó por Rubén Pardo para ser rápido e incisivo por los costados, como ya avanzamos en su análisis, y le protegió (pues sus habilidades defensivas son sumamente escasas) defendiendo hacia delante. El Betis mordió con maestría, pues supo ser equilibrado y efectivo en la presión sumando hasta siete hombres en campo contrario. El conjunto catalán, especialmente en el segundo periodo, pasó auténticos apuros para cruzar la divisoria. El Betis dominó en base a su pressing, y ésto no se logra sólo con físico; ante tan buenos y tan inteligentes pasadores, si no eres cerebral acudiendo al quite, estás muerto, pues en los espacios libres a la espalda esperan Lionel Messi con Neymar y Suarez. Víctor entendía el riesgo, y sus jugadores qué hacer. En primer lugar dificultar la iniciación sobrepoblando campo contrario, y una vez el Barcelona lograba avanzar, juntar líneas e ir saltando a la presión de forma mucho más individualizada.

Tiempo atrás Ceballos también hubiera sido el líder de un encuentro como este, pues nunca rehúye de tomar el timón y tirar del equipo imponiendo un ritmo trepidante, pero el actual Ceballos es capaz de revolucionar al equipo pero también de ser preciso al mismo tiempo. El Betis regala un punto por una imprecisión de Nahuel, pero el conjunto bético en líneas generales estuvo sumamente acertado. Pases con sentido y al pie que permitieron un avance más continuo, que permitió intimidar más y ganar el impresionante factor del Villamarín. Curiosamente para un resultado importante faltó la precisión de quien suele tenerla hasta en los peores días, de Rubén Castro. Pero el punto y ver a Rubén Pardo potenciando a los laterales mientras Ceballos disfruta más suelto son motivos de sobra para irse satisfecho.

Por último, tras el gol no es el Betis quien empieza a dar un paso atrás. El conjunto azulgrana reacciona inmediatamente, tanto que tras el saque de centro firma una de las ocasiones más largas e incisivas del partido. Luego bien es cierto que Víctor acentúa la dinámica con sus modificaciones, pasando a un 5-4-1 y el Barcelona a triangular más y más cerca de la meta de Adán. Sobraron algunos minutos, pero de firmar más partidos como este al conjunto verdiblanco no le deben faltar puntos para lograr el objetivo.

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.

No comments

LEAVE A COMMENT