Análisis global del Real Betis 2016/17 (IV): Plantilla

Acabamos con el análisis global del Real Betis Balompié, en la ya finalizada temporada 2016/17. Tras repasar el papel de la directiva, dirección deportiva y cuerpo técnico le toca el turno a la plantilla, que es a la postre la encargada de materializar en éxito o fracaso lo que se trazó en verano. No fueron inmunes a la ira del beticismo, recibiendo las típicas lindezas que suelen aflorar cuando se está por debajo del objetivo marcado. Para algunos mercenarios, para otros un ramillete de futbolistas que, en su conjunto, no tienen el nivel necesario para ocupar el Top 10 del campeonato. En definitiva, un grupo de futbolistas que, por h o por b, han estado por debajo de lo que se prometía. Las palabras no fueron de la mano con los hechos, al menos positivos, demostrando también que, aquel Real Betis confeccionado por Eduardo Macià, en su primer año tras regresar a Primera y con un presupuesto ostensiblemente menor, dio mayor rendimiento que el que acabó la temporada hace semanas.

PORTERÍA

Antonio Adán 37 partidos 3330 minutos
Dani Giménez 3 partidos 265 minutos
Manu Herrera 0 partidos -4 convocatorias- 0 minutos

Difícil salir indemne de una temporada como esta

Esta ha sido la campaña más inestable para Antonio Adán, mucho más que aquella en la que, al inicio de la temporada 2014/15, tendría aquel episodio con Kike Burgos, entrenador de porteros, que acabaría con la marcha de este último. Cierto sector del beticismo considera que el meta madrileño ha estado por debajo de su nivel esta campaña, algo que para otros tantos es una acusación sin fundamento. Es cierto que en el Real Betis de la 2016/17 no hubo tantas apariciones casi milagrosas del ’13’ verdiblanco, pero esa era una costumbre difícil de mantener.

El equipo, a nivel defensivo, fue un auténtico despropósito, un aspecto fundamental que influye decisivamente en el lucimiento de un arquero. Adán ha sido capaz de imponerse a ese hándicap en el pasado, hasta el punto de provocar aquello de “el Betis son las paradas de Adán y los goles de Rubén”, pero esta temporada ha sido imposible. Aun así, ha seguido siendo vital en numerosos partidos, salvando al equipo con sus guantes. Es el meta titular, uno de los capitanes del equipo y su presencia en el equipo debería ser incuestionable.

El rol de Antonio Adán, como el que ostenta uno de los porteros de casi todas las plantillas, provoca que el del resto de cancerberos sea casi residual sobre el verde. 265 minutos dejó libres el de Mejorada del Campo, siendo todos ellos para Dani Giménez. Tres partidos en los que tuvo actuaciones más que aseadas, dignas de un segundo portero de Primera División. Su veteranía y archiconocida profesionalidad le hacen ser un jugador querido y respetado en el vestuario. Manu Herrera, el tercer portero del equipo, llegó como apuesta de Gustavo Poyet, que quería tres porteros y ninguno de ellos de la cantera, para reforzar el entreno con los mismos tanto durante la semana como en el propio calentamiento de los partidos. Una apuesta rara y que no tenía demasiado sentido, ya que el ex del Zaragoza abandonará el club este próximo 30 de junio sin haber debutado con el equipo en partido oficial.

DEFENSA

Germán Pezzella 37 partidos 3193 minutos
Aïssa Mandi 28 partidos 2373 minutos
Bruno González 18 partidos 1446 minutos
Alín Tosca 17 partidos 1503 minutos
Riza Durmisi 29 partidos 2568 minutos
Cristiano Piccini 25 partidos 1922 minutos
Rafa Navarro 18 partidos 1288 minutos
Álex Martínez 14 partidos 957 minutos
José Carlos Ramírez [Betis B] 7 partidos 588 minutos

Torrecilla tuvo pocos aciertos, Durmisi fue uno de ellos

La defensa ha sido, sin ninguna duda, la línea de menor rendimiento de la plantilla, así como la máxima responsable de los ridículos en forma de goleadas que fue sufriendo el equipo a lo largo de la temporada. Los fichajes de Miguel Torrecilla fueron un auténtico fracaso, más allá del de Riza Durmisi, a pesar de haber brillado en todo menos en el aspecto defensivo. Lo más positivo de la línea defensiva es su alta aportación goleadora, habiendo visto puerta todos sus integrantes salvo Tosca -media temporada-, Álex Martínez y José Carlos -jugó poco al ser del filial-. Diez goles anotados por seis futbolistas que habrían lucido mucho más de haber evitado la sangría de goles encajados en la temporada.

Germán Pezzella se ha erigido como el mejor defensa de la plantilla, una temporada más, aun siendo central. Ha sido el único capaz de salir airoso de numerosos partidos, aun teniendo a su lado jugadores que no dieron la talla. Ni Bruno, con nivel de selección la pasada temporada, o Aïssa Mandi, vendido en verano como un auténtico diamante en bruto para la defensa, fueron capaces ni siquiera de llegar al aprobado más raspado, provocando incluso un cambio en el esquema, que sumaba un tercer central.

Una decisión impulsada por Víctor Sánchez del Amo que muchos creían transitoria hasta adquirir solidez atrás, pero que acabó siendo inamovible hasta su marcha. Esa tesitura provocó la llegada de Alín Tosca, procedente del Steaua por un millón de euros, en una inversión que no fue justificada sobre el verde. El central rumano tuvo un gran estreno ante el FC Barcelona y, a partir de ahí, tan solo hubo un par de destello en una colección de partidos grises. Por ese precio José Carlos, del filial, demostró no estar muy lejos en rendimiento. Le queda camino por recorrer para asentarse en el primer equipo, pero tiene condiciones de sobra.

En los laterales se encuentra el mejor fichaje de la temporada, que no es otro que un Riza Durmisi que va camino de acabar en una gran venta para el Real Betis. Desconocido para el gran público, el lateral danés ha demostrado ser un futbolista peligrosísimo en ataque, pero bastante mejorable en defensa. Como con Piccini en su momento, muchos piensan que su posición ideal es la de extremo, sin tantas exigencias defensivas. Aun siendo mejorable defendiendo, algo que corregirá con más minutos en Primera, no ha tenido rival en el lateral izquierdo, con un Álex Martínez sin nivel para el equipo. En la diestra Cristiano Piccini, a pesar de ser uno de los máximos goleadores del equipo, con tres tantos, ha acabado abandonando el equipo tras otra temporada sin brillo. Tanto es así que Rafa Navarro y su regularidad han acabado quitándole el puesto. Demasiados fallos atrás y una explosión que parece no llegar nunca condenaron al italiano, que aun así ha dejado dinero en las arcas.

CENTRO DEL CAMPO

Dani Ceballos 31 partidos 2425 minutos
Rubén Pardo 16 partidos 1272 minutos
Darko Brasanac 26 partidos 1714 minutos
Petros Araujo 33 partidos 2210 minutos
Felipe Gutiérrez 16 partidos 850 minutos
Jonas Martin 22 partidos 1243 minutos
Ryan Donk 18 partidos 1027 minutos
Fabián Ruiz 5 partidos 160 minutos

El mejor activo del Real Betis a día de hoy

“Hemos completado uno de los mejores centros del campo de esta liga”, decía Miguel Torrecilla en septiembre de 2016. “Tras los grandes, tenemos el mejor centro del campo”, insistía en octubre de ese mismo. Hoy, en junio de 2017, se puede decir que dicha afirmación ha sido una de las mayores meteduras de pata de los últimos años. El centro del campo verdiblanco ha sido Dani Ceballos, siempre y cuando no ha estado castigado de manera injustificada, perjudicando al equipo. Sería Gustavo Poyet el único visionario que privaría de jugar al único de los jugadores que cumplía con la afirmación de Torrecilla. El utrerano ha sido uno de los mejores futbolistas de la Liga con actuaciones espectaculares y, lo que es más difícil, sosteniendo a un equipo en el que solo jugaba él.

Rubén Pardo, en el mercado de invierno, llegó para paliar esa sequía de creación y compartir dicha responsabilidad con Ceballos. Sus primeros partidos animaban a pelear por una nueva cesión para la próxima temporada, un pensamiento que fue diluyéndose con el paso de los encuentros, en los que el riojano fue disminuyendo su rendimiento hasta acabar una cesión de la que no se espera una segunda, a tenor de las informaciones que aparecen. Ni Jonas Martin ni tampoco Felipe Gutiérrez brillaron en el centro del campo, a pesar de haber invertido bastante dinero en ambos, especialmente en el francés. Jonas se ha estrenado en España dejando la sensación de ser un futbolista fragil e irregular, una definición más generosa que la que se puede dar a un Felipe Gutiérrez que ha sido un soberano fracaso, marchándose a Brasil.

En la nómina de mediocentros defensivos ninguno dio la talla salvo Darko Brasanac, que se consolidó como el albañil del equipo aportando un trabajo en la medular que incluso Petros fue incapaz de realizar con tanto nivel y regularidad. El brasileño ha vivido una temporada bastante más irregular que la anterior, algo que, acompañado de las injustas críticas que recibe por parte de los medios, le han hecho ser uno de los jugadores con más posibilidades de abandonar el equipo en verano. No va sobrado el Real Betis de futbolistas de su perfil, que pueden brillar más o menos, pero siempre dan la cara por el equipo. De Ryan Donk solo se puede hablar, al igual que con Gutiérrez, de fracaso. Cesión cara y la promesa de haber incorporado al relevo de N’Diaye, una afirmación que se ha demostrado lejos de la realidad. Apatía, bajo rendimiento y un nivel discutible para Primera definen al holandés, que bien podría haber dejado su hueco a Fabián, de haberse previsto su rendimiento.

ATAQUE

Charly Musonda jr 8 partidos 275 minutos
Antonio Sanabria 24 partidos 1650 minutos
Alex Alegría 27 partidos 1611 minutos
Matías Nahuel 10 partidos 145 minutos
Álvaro Cejudo 17 partidos 804 minutos
Roman Zozulia 6 partidos 150 minutos
Rubén Castro 36 partidos 2805 minutos
Joaquín Sánchez 29 partidos 1704 minutos

Su primera campaña ha sido más que mejorable

Del ataque verdiblanco también pueden sacarse bastantes decepciones, reflejadas en futbolistas que prometían ser mucho más de lo que acabaron siendo. El Real Betis de los extremos acabo dejando la labor ofensiva por los costados a los carrileros, a pesar de empezar la temporada con jugadores en esa demarcación. El más ilusionante, sin duda, era Charly Musonda jr. Encarrilada por Macià y finiquitada por Torrecilla, el joven belga viviría su segunda campaña con los verdiblancos, que acabaría de la forma más inesperada. Ocho partidos y 275 minutos fueron su aportación, tras ser víctima de Gustavo Poyet. El uruguayo, al igual que con Ceballos, denegó su confianza tras la pretemporada, y ambos acabaron relegados al ostracismo. También Nahuel sufrió el mismo sino, habiendo brillado en pretemporada pero sin una sola oportunidad en competición oficial. El hispano argentino venía cedido dos años por el Villarreal, que se reservaba cláusulas de recompra. Todo el mundo pensaba que su buen rendimiento acabaría por provocar la ejecución de alguna de ellas, pero, a día de hoy, el deseo del beticismo es no verlo más como verdiblanco.

Álvaro Cejudo, como siempre, acabó jugando en todos sitios durante la temporada, sin levantar la voz y aceptando siempre su rol. Cumplirá contrato en junio de este año y su marcha es irreversible. Pero sin duda, el que más comentarios generó durante la temporada ha sido uno de los que menos ha aportado sobre el césped. Roman Zozulia y su ideología han hecho más ruido que su testimonial aportación, con un nivel lejos de la Primera División. Precisamente su fallido fichaje en invierno por un club de Segunda le privó de jugar al fútbol durante media temporada, siendo su futuro una incógnita con solo algo seguro: no debe seguir en el Real Betis. Joaquín, a sus 35 años, ha vivido otra temporada con demasiadas criticas injustas, a pesar de su edad y el rendimiento mostrado. Tanto él como Adán y Rubén Castro, en una temporada para olvidar, han sido el blanco de las críticas de una afición que, en su gran mayoría, no ha sabido distinguir.

El portuense ha aportado goles, asistencias y fútbol, algo de lo que ha carecido durante toda la campaña. De lo primero, Rubén Castro ha vuelto a ser el rey en Heliópolis. ¿Qué habría pasado si no hubiese anotado esos trece goles? Probablemente el equipo habría peleado hasta el final por salvarse. 35 años y un rendimiento goleador sobresaliente en un equipo mediocre, ¿se puede pedir más? Para terminar Álex Alegría y Tonny Sanabria llegaban en verano para compartir la tarea del gol con el canario, aportando tan solo siete goles. Un poco más de la mitad de lo aportado por el ’24’, algo que se antoja bastante corto viendo la inversión destinada al futbolista paraguayo. Con los mismos minutos y ocho millones de diferencia, Alegría ha acabado anotando un gol menos que Sanabria, un dato que no deja en buen lugar al estreno como verdiblanco de un futbolista con gol, pero mucha irregularidad.

MÁXIMOS GOLEADORES

JUGADOR

PARTIDOS JUGADOS GOLES

ASISTENCIAS

Rubén Castro 35 13 3
Joaquín Sánchez 28 3 4
Tonny Sanabria 22 4 1
Álex Alegría 25 3 2
Cristiano Piccini 23 2 3
Escrito por

Periodismo. Redactor en Beticismo.net y en 'Estilo Betis Viernes' de NeoFM [90.4 FM L/V 20:30-22h]. Mucho escrito, cada vez más hablado, pero siempre con el mismo respeto por lo que amo.