César levanta la voz

No está siendo una pretemporada sencilla para el Real Betis. Ni resultados ni impresiones satisfacen por ahora, y el proceso de asimilación de la idea promete ser lento. Hay un pequeño sector de la plantilla, no obstante, que sí se está acercando a lo que pide Quique Setién: el de los canteranos. El ejemplo más pronunciado es el de César de la Hoz (Santander, 1992), que está dejando boquiabierto a todo el cuerpo técnico. Y es que impacta ver jugar con esa maestría a un futbolista que a sus veinticinco años no ha pasado de la Segunda División B. A él el arroz se le había quemado. Después de salir del filial del Racing y pasar por el Barakaldo, César recaló en el Betis B en 2014. Y pese a acumular un sinfín de partidos durante tres años, el primer equipo nunca le tendió la mano. Pero en esta última campaña José Juan Romero le ha dado al mediocentro cántabro una nueva dimensión. Y la chance le ha llegado.

De la Hoz tiene en la cabeza toda la velocidad que le falta en las piernas.

Extrañó mucho a principios de julio que, sin un sólo ‘5’ en plantilla, Setién, Sarabia y compañía dejasen a De la Hoz fuera del autobús a Montecastillo. Sobre todo porque en el vehículo iban montados hasta seis hombres de Romero. Aunque los generales no tardarían en rectificar. Es más, desde que César llegó al resort jerezano se ha convertido en uno de los canteranos más utilizados por el ex entrenador de la UD Las Palmas. Y por méritos propios. Pues ninguno de testados en la posición está ejecutando como él la salida de balón deseada por Setién. Ni Brašanac, que por su naturaleza errática no debe jugar tan abajo. Ni Fabián, verde para mover el balón a tanta velocidad. Ni siquiera Andrés Guardado, a quien Quique tenía pensado disfrazar de Roque Mesa. El mexicano malinterpreta la esencia del sistema y confunde a los centrales. Y salvo mejoría, lo más probable es que termine actuando como interior y no como mediocentro. A día de hoy, el outsider De la Hoz los mejora con creces a todos. Concretemos.

Captura perteneciente a la primera parte del partido ante el Stuttgart.

El equipo de fútbol que Setién quiere poner en pie ha de ser metódico en el nacimiento de la jugada. Para ello hace falta un mediocentro que se ajuste a la teoría. Y De la Hoz está siendo canónico. Pese a ser un futbolista lento, llega a todos los sitios antes que el resto. Y como avanzábamos en el primer párrafo, ello tiene mucho que ver con la labor que José Juan Romero viene realizando en el filial verdiblanco desde hace año y medio, razón de que los canteranos hayan llegado tan preparados a este verano 2017. Romero les ha tatuado con mimo el fútbol de posición y César lo juega de memoria: sabe dónde ofrecerse, cómo perfilar el cuerpo, jugar a dos toques… Lo hace tan bien que se puede decir, sin tapujos, que de la divisoria hacia atrás está siendo el jugador bético de la pretemporada. Cuando resulta necesario, baja a la base de la jugada. Como se aprecia en la imagen, se incrustra entre los centrales y los abre poniendo en marcha la salida lavolpiana. Atrae la presión y libera a uno de los defensores, que puede así conducir el balón hasta el próximo escalón.

Sabe perfectamente dónde ofrecerse, cómo perfilar el cuerpo, jugar a dos toques, etc.

La legislación vigente en la LFP hace que los mayores de 23 años no puedan alternar filial y primer equipo durante el curso, así que si Setién quiere contar con De la Hoz tendrá que tomar una decisión en las próximas semanas. Quique ya ha reconocido que César «entiende perfectamente la posición, está claro», pero matiza que «una cosa es jugar aquí y otra en el campeonato». La inminente llegada de Javi García hace que al Betis no le urja del todo un mediocentro. El murciano es un futbolista Champions que, salvo contratiempo mayúsculo, sería titularísimo en Heliópolis. Pero bien es cierto que el fútbol de De la Hoz pide a gritos una ficha.

 

Escrito por

1993 | Estudié Comunicación Audiovisual | Analista en Beticismo.net

  • Ronaldo Vivas

    Sin duda alguna Antonio. No solo estoy de acuerdo en lo referente a Cesar, sino que vengo defendiendo en diversos foros que el equipo juega mejor (paradogicamente) cuando esta plagado de canteranos del filial que con los teoricos titulares.
    La explicación es bien sencilla. Como bien dices, ello es debido a la magnífica labor que desempeña Jose Juan Romero en el Betis Deportivo. A los chavales, pese a venir de jugar en 3ª (tres categorias por debajo), con otros ritmos y otras calidades, les ha costado nada y menos asumir la filosofía de Setien y lo que este les pide.
    Es curioso, como al mismo Setien, se le vé sonreir más cuando juegan los chicos que con los titulares, se le ve más relajado y absolutamente implicado…..
    Ojalá y no den marcha a tras y le hagan ficha del primer equipo, pienso que daría consistencia al banquillo y pondría un puntito de exigencia en los titualres….