Un gol para el recuerdo, y un gol que no es casual. Es el gol de la fe, del trabajo. El Betis ayer en el descuento podría haber empezado a pegar pelotazos intentando dañar a un Real Madrid volcado en ataque, pero este equipo está ya convencido que el camino hacia el gol es el de ir llevando el balón a campo contrario con orden e inteligencia. En el minuto 90, con esa tensión, ya no te acuerdas de las premisas del entrenador, ya simplemente haces lo que crees, y este equipo ya cree en Quique Setién.

Al conjunto verdiblanco aún le falta alargar sus periodos de dominio con el esférico, especialmente frente a equipos de nivel similar. Este equipo ya ha dado muestras que necesita el balón para ser, y aún requiere que su medular domine con más contundencia, pero la idea se vislumbra con facilidad. El balón es la pintura de este Betis, y Guardado su mejor pintor. Necesita más pintura para poder realizar una obra mejor.

Por otro lado, las ideas no se compran a medias. Es un pack, o se acepta todo o te decantas por otra. Es por ello que colinda con lo absurdo solicitar a Setién que su equipo juegue como lo hace o mejor, pero que Adán saque en largo. Salir en corto siempre que se pueda no es un capricho de entrenador, es una forma de asegurarse que el equipo podrá disfrutar de la posesión. Con saques en largos en mucho más difícil dominar pues, obviamente, si no cazas el esférico el balón volverá al rival. Desde luego hay mucho trabajo por hacer en esa fase del juego, pero no se puede pedir que Setién sea a medias, pues él ya dejó claro su convencimiento en su modelo. Y los jugadores, con aciertos y errores, parecen hasta ahora confiar en ello.

Hay una idea. Sí, en el Villamarín. Hacía mucho tiempo que no, pero por fin la hay. Luego podrá salir mejor o peor, pero al menos ahora existe y el equipo, al menos por ahora, parece creer en ella.

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.

No comments

LEAVE A COMMENT