El Betis más contragolpeador

Seguramente a Quique Setién le hubiese gustado un partido más tranquilo frente a la Real Sociedad, pero no se puede decir que él no tuviera buena parte de culpa del gran espectáculo que vimos. El técnico cántabro sabía que en este partido su equipo iba a sumar muchos minutos sin balón debido al potencial en la elaboración del rival, y actuó en consecuencia como ahora detallamos.

Tras el partido afirmaba Quique Setién que había apostado por Sanabria porque preveía un partido que iba a exigir muchos apoyos al delantero, y en ese sentido, para ganar la posición y aguantar con el cuero, el paraguayo es un jugador más dotado que Sergio León. Quique dispuso e instruyó para que los suyos dañaran al contragolpe, pero su equipo arrancó el partido con defectos tácticos que también propiciaron los ataques veloces del rival.

El pressing del conjunto verdiblanco estaba siendo dolorosamente contraproducente. Los de Setién apenas ensuciaban la iniciación vasca y cedían muchos espacios en tres cuartos que la Real Sociedad aprovechaba con contundencia y velocidad. Odriozola y Oyarzabal tenían metros y espacios para correr por el desajuste que causaba principalmente el riesgo posicional que asumía Guardado presionando. El mexicano acudía a zonas muy altas para el quite, y eso lo sufría Javi García y Durmisi que eran los que le guardaban la espalda. La Real encontró ahí un filón hasta que Setién decidió dar un paso atrás.

Ese pasó atrás restó peligrosidad a los ataques locales, pero no cuota de balón. Pese a que el conjunto de Setién ya suma varios goles con cadenas de pases largas y preciosas, este equipo aún tiene margen de mejora en la conservación del esférico. El Betis de Setién es vertical, y con Fabián aún más. Es por ello que el conjunto verdiblanco no masticaba mucho el cuero. Ésto es un defecto en el momento en el que no puedes bajar el ritmo del encuentro para hacer valer tu ventaja, pero desde luego, ese ritmo y la precisión mostrada permitieron al Betis anotar nada menos que cuatro goles en Anoeta. De hecho esta semana ya hablábamos aquí de cómo Andrés Guardado acelera el juego bético y la rentabilidad que le está sacando.

Este Betis sabe hacerlo bonito y rápido, y lo hará aún más cuando Tello y Durmisi alcancen el nivel que se espera de ellos, pero este Betis debe ser también capaz de ser frío. Esta versión solo la vimos frente al Levante ya con una ventaja cómoda, en el resto de encuentros al equipo de Setién no hay quién lo pare.

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.