Análisis del Real Betis – Atlético de Madrid

El resultado fue duro porque el Betis suma tan sólo 2 puntos de últimos 18 posibles, pero los de Setién firmaron seguramente uno de los mejores partidos de lo que va de campaña. Fue un Betis antónimo al ridículo de Gran Canaria.

Setién venía insistiendo en jornadas atrás que está añorando precisión y valentía con el balón, y ayer, tras varias semanas sin noticias de ello, el Betis quiso ser protagonista. Quiso y dominó al Atlético de Madrid con una posesión de balón rápida y vertical. A ello ayudó sobremanera los ajustes en la salida de balón, los cuales se echaban en falta desde hace semanas.

Feddal eleva a otra dimensión la salida de balón del Betis, y eso que posiblemente estamos ante el central con más dificultades con el esférico, pero es un jugador que se complica menos, y que sobre todo tiene un potente cambio de orientación, aspecto importantísimo ante un Betis que en ocasiones se enroca demasiado en su iniciación. Con Feddal, el Betis sale más rápido y, por tanto, esquiva mejor la presión, la cual venía siendo la mayor fuente de ocasiones de gol recibidas. Aun así, como comentábamos, Setién ajustó cosas. Sin Javi García articuló una salida de balón en base a Fabián y Andrés Guardado. El canterano lateralizaba su posición hacia el costado diestro (mapa de calor de abajo), limpiando así la zona central. Si el movimiento de Fabián era más rápido que el de su marca, él recibía el esférico, pero si no lo lograba, aparecía Guardado en el carril central casi a modo de sorpresa. Hay que destacar que con Javi García los interiores tienden a esperar muy arriba, es decir que Guardado no suele bajar tanto a ayudar a iniciar como ayer. Por otro lado, el Betis no mostró sólo una vía para salir, sino que por fin vimos a los centrales conducir y avanzar metros con el cuero. Mandi exhibió bastante personalidad en este sentido, y sus conducciones también sirvieron para que la salida de balón ayer no fuera un dolor de cabeza para Quique Setién.

Squawka. Mapa de calor de Fabián vs Atlético de Madrid

Con un Betis no perdiendo tiempo y no complicándose en área propia, el equipo se agarró a Cristian Tello. El ex de Fiore fue un generador incansable, tanto que Simeone, como reconoció en rueda de prensa, tuvo que hacer varios ajustes para cortar la sangría. Aún así, el Betis tuvo dificultades para conectar con Sergio León, todos sus tiros fueron lejanos, lo cual habla bastante bien del repliegue bajo de los rojiblancos. Repliegue que fue aún más pronunciado tras el gol. Tras el tanto el Atlético no tuvo ningún problema en estampar a su equipo sobre la portería de Oblak, y eso elevó las dificultades para el Real Betis. Al no presionar arriba los de Simeone, el Betis ya tenía menos espacios y, por tanto, menos ventajas. Se pasó a jugar tan solo en una parte del campo, y ahí el Atlético de Madrid es un titán. Además, sin estar sufriendo sobremanera, Simeone fue dotando al equipo de mayores recursos defensivos con sus cambios.

El Betis recuperó la frescura, el balón y la presión, ahora solo falta que se reencuentre imperiosamente con los puntos. El equipo se mostró vivo cuando todos ya lo daban por muerto, pero esto también va de ganar. Frente al Málaga, una final en la que no valdrán las excusas.

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.

No comments

LEAVE A COMMENT