El mejor fichaje posible

Una cortina de humo. Así fue calificada por muchos la llegada de Lorenzo Serra Ferrer al consejo de administración del Real Betis Balompié, coincidiendo con la destitución de Víctor Sánchez del Amo y, por consiguiente, con la confirmación del enésimo fracaso en el seno de Heliópolis en la última década. La tercera etapa en el Benito Villamarín del balear, de 64 años, se iniciaba en medio de un mar de dudas.

Su fichaje se antojaba como la gran baza de Ángel Haro para mantener el poder frente a un Rafael Salas que, unas semanas después, vería fracasar su candidatura a la presidencia del Betis con Alfonso Pérez Muñoz -expupilo de Serra- y Miguel Valenzuela como principales reclamos. Pero, ¿qué podía ofrecer Serra Ferrer al Betis tras ocho años alejado de los banquillos y una nefasta aventura a los mandos del equipo de su tierra, el Mallorca?

Pese a su ‘desactualización’ -llamémosla así-, lo cierto es que ahora, siete meses después del reencuentro con el club de La Palmera, Lorenzo Serra Ferrer parece haberse confirmado como la incorporación más efectiva y eficiente de todas las que ha hecho la entidad esta temporada. Según avanzaba el verano, el técnico con más partidos de la historia del club iba confirmando fichajes a los que, en teoría, el Real Betis Balompié no podría siquiera aspirar. No hay más que repasar los recibimientos a los jugadores en el aeropuerto para darse cuenta de ello.

Si bien su papel como director deportivo en Mallorca fue harto criticado, en Sevilla muchos siguen sorprendidos con la labor que Serra Ferrer está llevando a cabo, no sólo desde las oficinas del Benito Villamarín, sino allá donde se le ha requerido. Viajó a Barcelona en busca del desequilibrante Cristian Tello y, por si fuera poco, convenció a dos centrocampistas curtidos en mil batallas como Andrés GuardadoJavi García para hacer funcionar un centro del campo que manejaba a su antojo Dani Ceballos.

El de Sa Pobla no pudo evitar el adiós del utrerano, pero exprimió cada céntimo de su traspaso. Finalizado el mercado de invierno, el Real Betis suma un balance negativo de 11,43 millones de euros, según el portal Transfermarkt, tras gastar 38,5 millones en fichajes e ingresar 27,07, aproximadamente. Claro está, los 10,5 millones de la compra obligatoria de Marc Bartra no se harán efectivos hasta el mes de junio. Haga usted la cuenta.

409A2323

El regreso a casa de Sergio León; la incorporación de Víctor CamarasaZouhair Feddal, subcampeones de Copa y dos de las revelaciones del curso pasado; el fichaje de Ryad Boudebouz, hombre clave del Montpellier; y la cesión del añorado -aunque delicado- Joel Campbell son otros de los ‘logros’ que llevan al bético a preguntarse por qué Miguel Torrecilla Eduardo Macià no fueron capaces de hacer una planificación similar. Por no hablar, claro está, de la renovación de Fabián, la cual prometía desembocar -así es este club- en otro ‘caso Ceballos’.

Pero, ¿cómo se puede hablar de buena planificación cuando el rendimiento de los jugadores no está a la altura de las expectativas… otra vez? La calidad de los fichajes que ha hecho hasta la fecha Lorenzo Serra Ferrer, con la inestimable ayuda y colaboración de su eterna mano derecha, Alexis Trujillo, es innegable. El problema reside, para muchos, en el banquillo. La inflexibilidad de Quique Setién en su planteamiento y los riesgos que éste conlleva -él ya lo advirtió; no engaña a nadie- han llevado al mismísimo hombre que lo contrató a darle un pequeño ‘tirón de orejas’ en público.

«Podemos dar el mejor espectáculo posible, pero también es verdad que tenemos que equilibrar los riesgos en defensa; se puede compatibilizar»

Aún dando un salto de calidad en sus contrataciones, el Betis sigue siendo el Dr. Jeckyll del fútbol español. Con Europa a tiro durante casi toda la primera vuelta, y pese a las sonadas victorias en el Santiago Bernabéu o el Ramón Sánchez-Pizjuán, los de Quique Setién se han seguido disparando en el pie ante rivales teóricamente más asequibles, empañando el mayúsculo trabajo que parece haber realizado Lorenzo Serra Ferrer. Aunque hay que admitir que las lesiones tampoco han ayudado al conjunto verdiblanco, con muchos de sus nuevos hombres -véase Campbell o Boudebouz- entre algodones y casi sin minutos.

Por otro lado, con los fichajes de Raúl Uche (Leicester City, cedido), Josimar Quintero (Chelsea, cedido), Carlos Blanco (Nástic, cedido) y Wilfrid Kaptoum (Barcelona ‘B’, libre), encaminados a atar la permanencia del Betis Deportivo en Segunda División ‘B’, Serra Ferrer parece haber desplazado definitivamente a un Pedro Buenaventura al que no le debe quedar mucho en la Avenida de Italia. Es cuestión de tiempo que el balear ponga al mando de los escalafones inferiores -con los que siempre ha tenido buena mano- a alguien de su confianza.

¿Ha sido su retorno un acierto? Aunque queda mucha temporada por delante y el fútbol en Sevilla es muy caprichoso, sólo comparando su planificación con la de sus antecesores, harto reputados y reconocidos en el mundo del scouting, podría decirse que sí. Aunque habría que estudiar a fondo si ha habido o no un notable aumento de la inversión en esta parcela respecto a años anteriores, su influencia, al igual que en las dos etapas anteriores, ha tenido un calado mucho más allá de la mera planificación deportiva.

Se pierde pocos entrenamientos del primer equipo, sigue muy de cerca al filial -con Alexis, siempre con Alexis- y hace las veces de parapeto de un club al que parece conocer mejor que a sí mismo. Se nos ocurren pocos fichajes mejores esta temporada que el de Lorenzo Serra Ferrer.

Escrito por

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Responsable de la dirección periodística y las redes sociales de Beticismo.net. Redactor en Medina Media Andalucía. Autor del libro 'La década perdida'.

No comments

LEAVE A COMMENT