La crónica del Real Betis Féminas – Granadilla Egatesa [0-1]

Si perdonas, lo pagas. Es una máxima del fútbol archiconocida por todos aquellos que lo practican, hagas lo que hagas en un partido. El Real Betis Féminas sufrió los efectos de dicha frase en un partido que, sobre el papel, mereció al menos empatar. La Copa de la Reina reúne a los ocho mejores equipos de la categoría, en este caso sextas contra cuartas, en un duelo igualado que aventuraba un resultado corto, si algunos de los dos equipos conseguía aprovechar un error del contrario. El Granadilla lo consiguió y se fue de Heliópolis con un gol de renta en la eliminatoria, que vale doble al ser en campo contrario. Justo o no, las guerreras de María Pry están a un gol de forzar la prorroga y dos de imponerse a las tinerfeñas, algo que pueden conseguir si tienen las mismas ocasiones de las que gozaron hoy.

Erina, que volvía a la titularidad, era una de las novedades en un el 4-3-3 verdiblanco, con Priscila, Virgy y Bea Parra formando la tripleta atacante. El dominio de las locales fue aumentando de manera progresiva, tras un inicio favorable al Granadilla. Prieto inauguraba el casillero de ocasiones, con un disparo bien abortado por la cancerbera verdiblanca. A partir de ahí, el Real Betis empezó a asentarse sobre el verde, combinando con mayor velocidad para acabar con centros laterales, aunque también buscaban balones aéreos a la espalda de las centrales tinerfeñas, con Rocio y Ana de surtidoras. Paula Perea, muy activa desde el lateral, generó la primera gran ocasión del partido, combinando con Priscila en una jugada que remataría Bea Parra, por encima del larguero. Virgy, la más entonada en ataque, se aprovechó de uno de esos balones por alto desde la zona defensiva para intentar inquietar a Pili, pero no pudo armar la pierna.

Dos buenas ocasiones por parte de las verdiblancas, junto a un sinfín de jugadas que no acabaron de concretarse por centros imprecisos o perdidas de balón. El sol apretaba en la Ciudad Deportiva Luis del Sol casi tanto como las de María Pry, pero el Granadilla se mantenía con solidez atrás y sin complicarse demasiado, esperando una jugada aislada que les brinde un gol de oro para la eliminatoria. Acertar en al menos una ocasión era el objetivo para un segundo tiempo que empezó con la tónica del primero, con Virgy de nuevo protagonista. Diez minutos después, la cordobesa se volvía a plantar delante de Pili, pero su vaselina se marchaba fuera, como aquella de Bea Parra. De diez en diez, a la hora de juego volvió a tener otra opción de gol, en un cabezazo invalidado que se marchó desviado. Irene, de nuevo tras pasar la decena de minutos, evidenció el contexto en el que se encontraba el encuentro: dominio local.

Al partido le faltaba el gol y el Real Betis era el equipo con más boletos, mientras que el Granadilla seguía a lo suyo: aguantar y esperar su oportunidad. La defensa, con Ana y Rocío a un nivel sensacional junto a las laterales Nana y Paula Perea, no sufría demasiado, hasta que llegó el fallo. Ana González remataba un buen centro de Cindy, tras saque de banda lateral. El único desajuste del partido acabó en gol; el que perdona, lo paga, ¿recuerdan? 0-1, doce minutos para acabar y todavía un partido de vuelta, aunque con gol encajado en campo propio. La afición, sabedora del palo que acababan de recibir, brindó una ovación tan merecida como necesaria para unas guerreras que intentaron buscar el empate de todas las maneras posibles. En el descuento, las verdiblancas tendrían la mejor opción del partido, con un centro desde el costado que despejó la zaga tinerfeña sobre la línea de gol. Ahí estuvo el 1-1, que habría dejado las semifinales a un tanto, pero tocará encontrarlo en Tenerife, esta misma semana.

Sabor agridulce, por lo mostrado, pero inmenso orgullo de una afición que agradeció el esfuerzo, así como el juego desplegado. El Granadilla es la bestia negra, pero hay mimbres para romper con esa estadística. Aun así, da gusto ver competir a las de María Pry. Calidad en todas sus líneas; solidez atrás, fútbol en la medular y peligro en ataque. Ni un solo reproche más allá de la tristeza por perder. La Copa, lleguen a donde lleguen, es un paso más en el crecimiento del fútbol femenino en Heliópolis. Dentro de tres días, la vuelta. ¡A ganar!

Escrito por

Periodismo deportivo. En radio, dirijo y presento el 'Estilo Betis' del martes y colaboro en el Estilo Betis del viernes de Neo FM [90.4]. Ademas, soy redactor en Beticismo.net, con la previa y el 'press review' de cada jornada: Crónica, 'Uno x uno' y MVP del partido, todo en un artículo.

No comments

LEAVE A COMMENT