El ¿fracaso? del Betis Deportivo

Ha finalizado la temporada para la gran mayoría de equipos y por todos es sabido que es momento de hacer el balance de la temporada 2017/2018. Es normal. El fútbol es un deporte prácticamente inquisitorial, donde a menudo todo el mundo tiene razón y encuentra motivos de peso para apoyar sus tesis. Tal vez es lo bonito del fútbol, pero no hay una verdad absoluta, y, por supuesto, lo que yo expongo hoy aquí tampoco lo es. Hoy quiero expresar mi opinión sobre el Betis de José Juan RomeroQuique Setién.

Hace meses, cuando arribó el Santanderino –muy de mi gusto, pues venimos de la misma escuela: Cruyff, Laureano, un largo etc.-, para mí supuso una alegría enorme; el Betis se fijaba en una idea. Hay entrenadores que ganan, empatan, pierden… pero no ves un modelo de juego, ideas, automatismos reflejados en sus equipos. Y los de Quique podrán gustar más o menos, pero cuando alguien ve jugar a un equipo de Setién, sabe que es de Setién.

Era consciente de la dificultad que tendría el proyecto, más aún por las desilusiones de temporadas anteriores. Siempre tengo en la memoria palabras de mi ‘maestro’: el modelo de juego, se empieza a percibir a mitad de temporada, y en el fútbol de élite no hay paciencia. El santanderino tuvo que convencer, y finalmente lo hizo. Ha conseguido atraer a más de un bético escéptico a su ‘regazo’ con su juego, a base de resultados, y con algo aún más sorprendente: brindando oportunidades a los canteranos béticos. Su granito de arena, porque no debemos olvidar al entrenador del filial, y a aquellos entrenadores desconocidos del fútbol base de todo el club. Una labor de años.

«Un árbol no puede vivir sin sus raíces, y las raíces el fútbol están en el fútbol base» – Laureano Ruíz

Sobre José Juan Romero: ¿un fracaso del Betis Deportivo tras el descenso? Muchos estarán de acuerdo, y afirmarán que así es, que el filial tiene que estar sí o sí en Segunda División ‘B’. El motivo: que «ahí se curten más». Lo he leído infinidad de veces. Es complejo hacer una valoración sobre la necesidad del jugador de pasar por esa Segunda ‘B’, pero sé que hay jugadores campeones del mundo que saltaron de un Tercera a un Primera. Un desconocido Busquets y Pedro, de la mano de un tal Pep Guardiola, por poner un ejemplo.

409A3045

Lamentablemente, a menudo confundimos el proceso formativo del jugador –que no debe estar exento de la competición- con la necesidad de la victoria a corto plazo y eso, créanme, sólo lleva a una derrota futura. El Betis Deportivo con José Juan Romero ha tenido un éxito enorme pese al descenso, pues ha cumplido con creces con lo que se le exige: ‘crear’ futbolistas. Francis, Junior, Loren, Pedro Redru entre otros.

Hay casos, además recientes, de equipos filiales que, en categorías más altas, y con fichajes que más de un club de su misma categoría no podría acometer, han descendido. Y lo preocupante no es eso, sino la nula o paupérrima aportación al primer equipo. Y eso sí es un fracaso. Es romper con años de enseñanza del futbolista, ponerle un muro, partir la cadena de transmisión del fútbol base al primer equipo.

Enhorabuena José Juan. Enhorabuena Quique. Sigan siendo valientes. Al fin y al cabo, ésta es mi verdad.

Escrito por

Barcelona, 1989. Entrenador Nacional, analista y Scouting.

No comments

LEAVE A COMMENT