Los méritos de Darko Brašanac

Darko Brašanac lleva dos veranos presentándose a la pretemporada bética con el runrún de que no es un jugador dotado para el modelo de juego de Quique Setién. Se le tiene como un jugador de gran despliegue físico pero de poca finura con el esférico, pero la realidad es que el serbio rara vez desentona en los amistosos. Por tanto, quizá la etiqueta que parece cargar permita matices.

Darko Brašanac no es exquisito con el balón, pero personalidad y atino con él tiene. Construye poco, pero, y esto es importante, no desmonta lo construido. Es decir, suma en la circulación de balón, y lo hace con valentía, pues si toca o ve que se puede superar una línea, lo hace. Por otro lado, su preferencia a conducir el esférico antes que a pasarlo es compatible con el modelo de juego de Setién, tanto a que a veces genera movimientos de marcas rivales interesantes.

Actualmente, con la marcha de Camarasa y Fabián, el Real Betis ha perdido físico y capacidad defensiva para la demarcación de interior, y la figura de Darko Brašanac se está destapando como un recurso para sumar en determinados contextos. Evidentemente el potencial del serbio es discreto en comparación con el de Andrés Guardado, Sergio Canales, Boudebouz y el Joaquín, pero a falta de un hombre de su perfil en la plantilla, él puede asegurar cosas sobre el césped que al resto le cuesta. Incluso de llegar un jugador que matizara dicho déficit, lo cual parece muy probable ( véase el no desmentido interés en Joao Mario), su continuidad seguiría teniendo sentido por esto mismo.

La continuidad de Darko Brašanac es una incógnita, pero él ha sumado méritos ante un Quique Setién que no le ha negado minutos.
Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.

No comments

LEAVE A COMMENT