William Carvalho empieza a encajar

La llegada de William Carvalho generó algunas dudas. Obviamente no por su nivel, ya que hablamos de un jugador de talla mundial, y que llevaba en la agenda de los mejores clubes del mundo un tiempo. Las dudas procedían en cuanto a la adaptación al modelo de juego, ya que el conjunto verdiblanco había realizado una apuesta fortísima por un jugador que, de primeras, no exhibía un encaje ideal/perfecto. Pero en este Betis actual, los nombres parecen pesar poco, se tienen en cuenta otras muchas cosas; detrás de cada movimiento parece haber un puñado de argumentos, por lo que había que esperar a que Serra Ferrer y Quique Setién explicaran/dejaran ver qué buscan con el centrocampista luso.

Apues fuerte por un mediocentro antes que por un sustituto de Fabián

En su momento pudo sorprender, pero ahora, con las perspectiva que da el tiempo, ya parece encajar. Setién ve a Javi García para esta temporada más como central que como mediocentro, lo cual generaba la necesidad de alguien titularísimo para un puesto tan sensible. Por otro lado, Canales es considerado un interior. El técnico bético le ha dado muchísimos minutos durante la pretemporada, y casi todos ellos en el rol de Fabián. Por tanto, la necesidad de un mediocentro era mayor que la de un interior, pese a que el club verdiblanco continúe buscando un jugador para dicha demarcación.

Centímetros y físico para la medular

Se podría esperar que Lorenzo Serra buscara un perfil de jugador eminentemente técnico, descuidando un poco la talla. Un perfil Roque Mesa. Pero la apuesta bética fue distinta, y ahora se empieza a entender. Las salidas de Fabián y Camarasa han mermado la capacidad defensiva del conjunto verdiblanco en su medular; actualmente para la posición de interior Quique cuenta con Canales, Guardado, Joaquín y Boudebouz, pudiéndose adaptar quizá también Inui. Desde luego éstos jugadores destacan por sus cualidades ofensivas y creativas, por lo que el conjunto verdiblanco necesitaba capacidad de robo y choque en su medular. Ahí aparece William Carvalho.

Tranquilidad con balón

Probablemente fruto del desconocimiento, de William Carvalho se han dicho/escrito muchas cosas de sus cualidades con balón. Desde luego no estamos antes un jugador torpe con él, como demuestran sus datos. De hecho Quique Setién recientemente valoraba positivamente su llegaba principalmente por la tranquilidad que el luso exhibe con el esférico. El ex del Sporting de Lisboa derrocha personalidad: le quema poco el cuero, lo cubre de forma casi inquebrantable y no se limita a pases horizontales, sino que cuenta con una paleta variada.

Setién ya dispone de jugadores exquisitos y que surten de balones profundos a los puntas. Al mediocentro él le solicita otras cosas, no le pide que sea la brújula del equipo, pues el talento y la capacidad para ello lo tiene unos metros más arriba. Quique solicita que resista bien el pressing alto del rival (sumamente habitual la temporada pasada y que acabó costando puntos) y que no rompa la circulación de balón, especialmente en la iniciación. Y para estas dos circunstancias William Carvalho es un jugador excelente por lo que habíamos comentado.

Por tanto, su llegada ya se ve de otra manera, y el potencial William Carvalho parece tenerlo, sólo falta que lo ponga en práctica y que en el Benito Villamarin luzca su mejor versión.

 

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.

No comments

LEAVE A COMMENT