Análisis táctico del Betis – Sevilla

Hizo hoy el Betis un partido tan solo aceptable –sin duda peor que el de Vitoria–, pero sin embargo le valió una victoria en el derbi casero, algo que se le negaba desde hace ya demasiados años.


Minutos 1 al 10

El Sevilla planteó el partido con alineación y esquema previsibles: el habitual 3-4-3 (5-4-1 en defensa) de Machín, con Vázquez y Sarabia como extremos metidos por dentro y a pie cambiado y el tanque Silva arriba; a priori pues, con buen manejo de balón gracias a estos y a dos mediocentros de más calidad técnica que física, Banega y Mesa.

Setién sorprendía un tanto con un par de detalles: Guardado llegaba a tiempo para ser titular (no así Joaquín), y para la banda derecha elegía a Tello, tal vez con intención de castigar al novato Arana. Canales se situaba además como extremo derecho, y Guardado y Carvalho paralelos como en Vitoria, de modo que el Betis quedaba en una ubicación calcada a la del rival que emparejaba naturalmente hombre contra hombre:

El plan de juego bético quedó claro y tuvo éxito en el inicio: intentar sostener sus habituales posesiones largas; si el rival las permitía sin presionar muy arriba, cargar el juego hacia la banda de Tello; si no, atraer la presión sevillista hasta la misma área bética y jugar en largo hacia Canales y, sobre todo, Loren, que, con espacios para recibir, cuerpearían con sus pares para bajar los balones largos. El Betis logró en estos minutos que esto último funcionase, directamente o ganando las segundas jugadas, y con porcentajes de posesión abusivos y la velocidad de Tello, Canales e Inui creó algún peligro en varias llegadas.

Minutos 10 al 64

Kjaer (muy buen central) comienza a ganar el duelo a Loren y la posesión se equilibra. El partido entra en una dinámica moderna típica de un enfrentamiento entre equipos posicionalistas (cada uno a su estilo): posesiones largas, cierto estatismo, y ritmo bajo en cada jugada hasta que se rompen las líneas rivales, momento de acelerar.

El Betis tomaba más riesgos en su presión: casi siempre en hombre contra hombre y bastante agresiva, incluso cuando la jugada sevillista se alargaba, a veces sus tres delanteros se quedaban descolgados al verse superados, lo que resultaba en una peligrosa igualdad numérica atrás. Por suerte el Sevilla careció de velocidad arriba y los centrales béticos ganaron casi todos sus duelos; además Inui y Canales corrigieron poco a poco su posición para ayudar unos metros más atrás. El Sevilla se resguardaba siempre más, Sarabia y Vázquez pocas veces presionan arriba de verdad y el partido entraba en una fase de ocasiones escasas en ambas porterías.

Minutos 64 al 74

Machín mete a Gonalons por Vázquez; el francés se coloca de mediocentro junto a Banega y manda a Mesa al extremo (o llámese interior) izquierdo. Muy pasado de revoluciones el canario todo el partido (como Sarabia), se autoexpulsa, lo que obliga a su entrenador a pasar a un 5-3-1 y entregar el balón al Betis.

Setién da instrucciones de pasar a una especie de 4-4-2 con Carvalho (derecha) y Guardado (izquierda) como mediocentros, Canales mediapunteando hacia el interior derecho, ya Sanabria arriba, e Inui y Tello en las bandas. El resultado es curioso: Tello no se entera muy bien de su nuevo papel y se atornilla a la banda derecha, Canales se queda muy arriba y Mandi, en teoría en ese momento lateral de una defensa de cuatro, sube por dentro, como los laterales-interiores de Guardiola. El Betis la tiene mucho pero llega poco.


Minutos 74 al 79 

Setién decide arriesgar: mete a Joaquín por Carvalho y vuelve a defensa de tres, resultando una especie de 3-1-4-2 con Guardado como mediocentro, Canales a su derecha, Joaquín a su izquierda algo más arriba, e Inui junto a Sanabria como delanteros claros. El Sevilla se acula muy atrás. Joaquín toca muy pocas pero mete una.

Minutos 80 al final

Cuando procedía, más que nunca, alargar las posesiones indefinidamente, el Betis (cansado y con miedo a ganar) comete el grave error de rifar balones por no tomar riesgos atrás, contra su costumbre e idea de juego. Concede varias faltas en el mediocampo (bien defendidas, eso sí), y deja pasar el tiempo. El Sevilla se va arriba a la desesperada pero logra poco peligro real.

Línea por línea

Pau jugó bien con el pie en largo y corto, paró lo que le llegó y se vio involucrado en la jugada de la expulsión.

La línea de tres centrales brilló de nuevo a gran altura, con y sin balón. Mandi culminó su trabajo con el excelente centro del 1-0, al que Joaquín solo tuvo que poner la frente.

Tello estuvo impreciso e inoperante, pero la victoria de sus tres compañeros de línea en sus duelos individuales fue decisiva para la del equipo. Júnior atacó poco pero anuló a Navas, sobrevalorado un verano más por la prensa. Guardado y Carvalho tocaron el balón con claridad, superaron a Mesa y mantuvieron a raya al siempre excelente Banega.

Arriba Canales exhibió de nuevo su enorme calidad, Inui su velocidad en corto para jugar entre líneas sin perder ventajas (algo en lo que mejora a Bou, y por eso juega), y Loren dio preocupantes señales: su puesto tal vez merezca una inversión futura del club.

Setién tiene hasta ahora una hoja de servicios impecable en los derbis, cosa que le dará varias vidas extra en su puesto. Parece decantarse hacia un 3-4-3 como sistema prncipal, aunque la llegada de Lo Celso puede hacerlo volver al 3-1-4-2, Decepcionó un tanto la actitud timorata del equipo al final.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT