Está el Real Betis exhibiendo en este inicio de campeonato un fútbol realmente maduro, los de Setién están sometiendo prácticamente a casi todos sus rivales y se está mostrando mucho más sólido atrás con respecto al curso pasado. El problema, pese a que el equipo no está siendo horizontal en su circuito de pases, es que el gol se está resistiendo, en algunos encuentros, incluso, se ha añorado un volumen de ocasiones mayor y de mejor calidad. Los verdiblancos están encontrando con facilidad a sus mediapuntas a espaldas de los mediocentros rivales, pero ni está habiendo suerte/atino en los últimos pases, ni no siempre encontrar a éstos jugadores en esas zonas está asegurando un desajuste importante en el rival, debido al repliegue bajo y a la acumulación de jugadores por parte del equipo contrario.

Se habla de verticalizar el juego como solución ante la falta de ocasiones y gol, pero esta verticalidad debe ser bien entendida. No por salir en largo el Real Betis va a generar más. Menos aun cuando actualmente el equipo inicia el juego jugado desde atrás sin excesivas complicaciones. Verticalidad son los controles orientados de Inui, los pases inverosímiles de Canales o las conducciones pegadas a la cal de Barragán, Junior o Tello. El problema es que tras éstos actos está faltando continuidad y atino. De hecho, en este inicio de campeonato estamos viendo a unos carrileros mucho menos profundos, y eso, teniendo en cuenta la habitual respuesta del equipo contrario al estilo de juego de los de Setién, es problemático. Mucho.

El curso pasado para atacar con espacios y sorprender el Betis se apoyaba en la verticalidad de sus carrileros (exceptuando a Francis) y en los cambios de orientación de Feddal y Fabián especialmente. Estos dos eran capaces de encontrar espacios lejanos para atacar y de este modo descongestionar el juego. En este inicio de campeonato este tipo de acciones se está viendo poco, de hecho, prácticamente es Sidnei el único jugador que está buscando pases largos con sentido; es decir, lanzar una vez se observa un hombre libre y/o espacio para atacar, y el éxito está siendo reducido, sobre todo por el poco acierto en el control en muchas ocasiones. Por tanto, no sería mala opción que Setién insistiera un poco más en ello, sobre todo porque tiene jugadores con buen pie para ello, y teniendo en cuenta que los rivales, al menos de momento, no se van a mover del guion que está generando esta sequía goleadora en los béticos. Aún así, tampoco hay que obviar que el conjunto verdiblanco está generando suficiente para llevar más de un gol en este curso, y capacidad para ello, pese a estar ahora en duda por mucho, hay, o al menos así lo atestigua el pasado reciente.

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.

No comments

LEAVE A COMMENT