Setién y los centros al área

La acción se repite una y otra vez, balón a los carrileros y éstos, tanto Junior como Francis, rara vez encaran a su par, sino que devuelven el esférico al hombre más cercano y mantienen la posición. Todo ello mientras el rival espera agazapado. Francis ya ha sido señalado por ello, y en el rendimiento ofensivo de Junior parece haber una involución con respecto al año pasado. Y la pregunta es inevitable, ¿este tipo de acciones obedecen a una petición expresa del míster o es que los carrileros no encuentran la oportunidad, no se ven con confianza, o se ven incapaces de superar a su par?

En primer lugar, miramos los datos: los dos laterales que más pisan la línea de fondo y más centros ponen son los suplentes, Tello y Barragán. Si bien Francis ha mejorado su media de centros con respecto al curso pasado, de 0,4 a 0,7, todavía está lejos de los 1,75 que ha promediado Barragán en lo poco que ha jugado. Por otro lado, Tello y Junior están con el mismo promedio, pero el ex del Barcelona ya acumula dos asistencias, las mismas que el canterano en el curso pasado.

“Si tu metes un centro sin sentido, pierdes el balón y hay contragolpes. Para esos centros no tenemos rematadores porque hacemos un juego posicional. Hay que llegar de otra manera. Puede haber alguna acción excepcional en la que se hagan las cosas de otra manera, pero por sistema hay que hacerlas como pedimos. Hay que sacar el balón, buscar el espacio y soportar a la gente que quiere que metas el balón en la olla”

Comentaba recientemente en rueda de prensa Setién que él no es partidario de enviar muchos centros al área, y que si sus jugadores optaban por ello, él miraría las cifras para ver los datos de éxito. En una reciente entrevista para The Tactical Room el técnico cántabro iba un poco más allá y explicaba sus motivos: “Si tu metes un centro sin sentido, pierdes el balón y hay contragolpes. Para esos centros no tenemos rematadores porque hacemos un juego posicional. Hay que llegar de otra manera. Puede haber alguna acción excepcional en la que se hagan las cosas de otra manera, pero por sistema hay que hacerlas como pedimos. Hay que sacar el balón, buscar el espacio y soportar a la gente que quiere que metas el balón en la olla”. Esas declaraciones despejan un poco la cuestión que nos planteamos en este texto, y es que parece que sí hay mano de entrenador en el comportamiento de los carrileros. De hecho, Tello, que nunca ha parecido contar con la confianza plena del entrenador, recibía en la previa frente al Atlético de Madrid los halagos de Quique Setién, y éstas palabras llegan justo cuando el atacante catalán está mejorando sus ratios de pases y acierto de pase. La versión más conservadora del extremo parece convencer justo cuando el juego del equipo está añorando su versión más agresiva y desequilibrante. Setién no quiere que sus jugadores sorteen el cuero, y sentido tiene. El problema es que sin sortear el balón, el equipo puede y debe amenazar más por fuera, por la previsibilidad del juego parece en alza, y con ella las dificultades para anotar.

Que los carrileros no estén atacando con frecuencia los espacios, y que rara vez busquen el uno contra uno, está sorprendiendo, y parece que incluso penalizando. El Betis, se mantiene en buenos registros de ocasiones generadas, pero desde luego éstos datos se antojan cortos si tenemos en cuenta la cantidad de posesión que maneja y la facilidad con la que le generan, pese a la notabilísima mejora defensiva. Prueba de ello es este  gráfico de Fútbol Avanzado. Si bien la repuesta habitual de los rivales a el modelo de juego bético es difícil de afrontar, pues no es sencillo generar ante equipo tan replegados y sin ninguna apetencia de balón, sorprende que no se busque agitar y/o generar algo por fuera. Los datos son claros, el Betis es el tercer equipo de La Liga que más ataca por el centro, cuando el año pasado era, por ejemplo, el cuarto que más atacaba por el lado derecho. Comentaba recientemente Quique Setién que el plan B de su equipo era hacer mejor el plan A, y seguramente en ese plan B quepa algún matiz con respecto al comportamiento habitual en este curso de los carrileros.

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.

No comments

LEAVE A COMMENT