Análisis táctico del Espanyol-Betis

Jugó un buen partido el Betis en Cornellá y ganó con solvencia a un rival complicado como el Espanyol, pese a desperdiciar un penalti y conceder un mal gol en el primer tiempo.

El partido fue un buen ejemplo de cómo ciertos principios del fútbol de posición han calado en el fútbol español, pero para ejecutarlos correctamente hace falta calidad, mucho trabajo y coherencia en el plan de juego: el Espanyol, que no es precisamente un equipo con fama de jugar en ese estilo, partió sin embargo de un 4-3-3, trató de presionar arriba al Betis e intentó retener la pelota (con escaso éxito) tomando moderados riesgos en la salida de balón; a la hora de juego había reventado físicamente. El Betis por su lado llevó a cabo su plan habitual, que incluye enormes riesgos en la salida de balón pero está muy trabajado desde hace año y medio, y pese a realizar también presión alta durante grandes tramos del encuentro logró conservar intacto su fondo físico para voltear el resultado, encerrar a su rival en esa última media hora y gestionar el balón y el partido casi a placer en los últimos minutos.

Primer tiempo

Posicionalmente el partido fue muy semejante a los ganados por el Betis en San Siro y el Camp Nou, y de hecho el Betis presentó una alineación muy similar a la de este último partido. Ante un rival en 4-3-3 Setién y Sarabia encajan últimamente un 3-4-1-2 para emparejar a cada rival con un bético, con la clara intención de hacer presión alta hombre contra hombre en todo el campo.

Como hemos explicado aquí ya muchas veces ese esquema no solo distribuye muy bien geométricamente a los jugadores béticos (o sea, los espacia mejor que el 3-1-4-2), sino que permite ocupar posiciones naturales a gente de la importancia de Lo Celso o Bartra, que tuvo terreno siempre para conducir o para su maniobra habitual de colocarse como mediocentro cuando el rival presiona hasta el área. Canales, tal vez algo incómodo como mediocentro posicional, supo moverse para pedir el balón por todo el campo mientras Carvalho conservaba una posición más central, Lo Celso tenía libertad para sacar a Roca de posición (ocupando muchas veces la vacante de Canales) y Joaquín mediapunteaba un poco por la izquierda.

El Espanyol se veía casi obligado a emparejarse en todo el campo de modo recíproco; sus tres delanteros se resistieron a encimar de cerca a los centrales béticos, para no separar demasiado las líneas defensivas españolistas y conservar su bloque a media altura, aunque en muchas ocasiones fueron atraídos por el toque de balón entre los tres centrales visitantes y obligaron a su bloque a ir arriba. Una de esas ocasiones dio lugar al 1-1, tras una bonita permuta entre Joaquín y Canales que dejó libre a este; en la imagen se observa a Marc Roca abandonar a su par, Lo Celso (que está cerca del árbitro) para acudir a la banda a hacer la ayuda sobre Canales; pero su equipo ya está condenado por inferioridad numérica.

La jugada –que probablemente mañana algún crítico del fútbol de posesión calificará de contragolpe a contraestilo– fue elaborada previamente con pacientes toques y testimonia la mejora del Betis en un tipo de jugada y una zona mal cubierta la temporada pasada: hace un año los Javi García, Camarasa o Narváez eran incapaces de castigar la presión alta rival con pases verticales o conducciones a campo abierto, algo que este año sí logran Carvalho o Canales.

Minutos 45 al 60

El Espanyol logra igualar la posesión, pero no por buen manejo de balón sino a costa de un trabajo de presión extenuante, prolongado y exigente ante el elaborado (y a veces temerario) toque bético. Cuando la presión falla los españolistas hacen faltas con cierta impunidad. Los locales ponen en aprietos a la zaga bética, siempre adelantada, y llega el momento decisivo del partido: al borde de la hora Mandi y Sidnei salvan con su velocidad sendas llegadas peligrosísimas en la media luna del área y Baptistao desaprovecha un robo en la propia área visitante tras un exceso en la salida del mismo Mandi.

Última media hora

Pese a los cambios de Rubi, que no toca su esquema pero sí manda a Sergio García a la punta, el Espanyol se queda sin gasolina y el Betis toma claramente el mando del balón y del partido (74% de posesión en la media hora final), aunque sin demasiadas llegadas claras. Cerca ya del final Tello acierta a balón parado, y desde entonces el Betis juega a placer. Lo Celso marca al final de rebote, y esta vez sí en un verdadero contragolpe.

Línea por línea

Pau erró en el 1-0, pero jugó bien con los pies. Sus tres centrales fueron una vez más decisivos, aunque blandearon en ese gol; el mejor de ellos fue de nuevo un enorme Sidnei.

La lesión de Junior, al que dio tiempo a provocar un claro penalti, dará ocasión a Setién de comprobar si las estadísticas que dan a Tello un papel decisivo en el buen rendimiento del equipo son un efecto random o, como pareció hoy, producto del buen juego del catalán, que atrae rivales y metió un gran gol. En el lado contrario Francis dosificó muy bien el balón –se saca de encima muy bien la presión cuando el juego es muy corto–, aunque sin profundidad; sus características, opuestas a las de Tello o Junior y con similitudes a las de Guardado (que también empezó como lateral) nos hacen preguntarnos si realmente la banda es su puesto natural.

Carvalho jugó de nuevo un gran partido, especialmente con balón; Canales demostró otra vez que en conducción y con campo por delante es devastador, aunque a veces sigue reteniendo mucho el balón para ser lo que suele ser ahora, un mediocentro. Lo Celso, aun fallando un penalti, volvió a ser incontrolable para el rival; su cambio de ritmo hace muchísimo daño.

Loren acertó más en el juego que en el área, y Joaquín alborotó con sus movimientos a la defensa blanquiazul; de hecho intervino indirectamente en el 1-1 (sacó de zona a López) y en el 1-2 (recibió la falta tras tremendo túnel). Sanabria y García cambiaron poco el partido.

El detalle

Salvando las distancias, la mecánica de golpeo de Tello en su gol de falta recordó a la de Marcos Assunção: carrera muy frontal, pie derecho abierto y golpeo muy liftado, con efecto vertical de folha seca.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT