Análisis táctico del S.D. Huesca-Betis

Pocas excusas puede poner el Betis a su derrota en casa del colista. Ciertamente el Huesca merecía, por su juego, tener más victorias que la única que figuraba en su registro, pero el Betis ni siquiera fue capaz de aprovechar la ventaja que la fortuna puso de su lado y se dejó remontar el partido tras ser inferior a su rival durante casi todo su transcurso.

Primer tiempo

La alineación de Setién fue muy defensiva: un mediocentro natural –por más que pretendan convertirlo ahora en interior– como Carvalho jugaría nada menos que con cuatro centrales por detrás, escalonado entre Javi García y Canales en el trío de hombres interiores, y con doble punta de delanteros puros por delante. Francis comenzaba el partido a pie natural, aunque alrededor de la media hora de juego permutaría bandas con Tello. Dado que el Huesca plantaba un 4-3-3 claro, la presión alta bética resultaba de forma natural en el mismo 3-4-1-2 de San Siro o el Camp Nou, con Canales encima del mediocentro oscense. Sin embargo en ataque Setién destruía este elegante esquema y pasaba al fracasado 3-1-4-2, un dibujo (perdonen la insistencia) que de por sí distribuye a los jugadores tan mal como el 4-2-3-1 o el 4-4-2, anatema para los posicionalistas. Por qué el 3-1-4-2 sin embargo sí se usa es una incógnita tal vez explicable por el injustificado prestigio del rol de mediocentro único.

El Huesca plantó desde el inicio una presión alta que sostendría con notable intensidad durante amplios tramos del partido. El Betis, como suele, se sentía a gusto atrayéndola y amasando el balón entre sus centrales, y resultaba una amplísima superioridad bética en la posesión (33%/67% en ambos tiempos) pero con el balón más tiempo en campo bético. Hasta aquí, nada inhabitual; los problemas para el Betis vinieron en el siguiente escalón. Las posiciones en salida de balón eran aproximadamente estas:

Aunque las parejas eran poco claras, el delantero centro local sí iba muy arriba a por Bartra y dejaba a su espalda espacio para Javi García. Y es aquí donde relucieron nuevos y viejos defectos. En primer lugar, el murciano no aprovechó sus ventajas para hacer progresar la jugada, antiguo problema que le ha costado el puesto de mediocentro que ocupaba la temporada pasada, pues el fichaje de Carvalho incidió directamente en mejorar ese aspecto. En segundo lugar los dos delanteros, una vez más, hicieron poquísimos desmarques a las espaldas de la defensa, y tampoco dieron fluidez al juego con triangulaciones a la primera como tercer hombre para dar ventaja a los interiores o los carrileros cuando estos cogían la espalda a sus respectivos marcadores. Como consecuencia de ello, los pares tanto de Loren y Sanabria como de Carvalho, Canales, Francis y Tello podían pegarse como lapas a cada uno de ellos con la tranquilidad de que su espalda no sería amenazada, y las posesiones béticas, especialmente en ciertos tramos del partido, eran circulaciones atosigadas con recepciones siempre de espaldas al marco rival, sin progresión posible, en las que el error y la consecuente pérdida eran solo cuestión de tiempo. Apenas Canales, con sus caídas hacia zonas de extremo, conseguía subir algunos balones prometedores. El Huesca, de escasa calidad arriba, llegaba poco a portería; el Betis, nunca.

Segunda parte

Tras sortear cinco minutos iniciales de presión agobiante la fortuna auxilia al Betis, que sin haber disparado a puerta se adelanta con un penalti favorable, algo riguroso. A la hora Setién, a nuestro modesto entender con buen criterio, retira a Feddal –en claro peligro de expulsión– y apuesta por defender con el balón: Javi García se retrasa, Bartra pasa a central izquierdo, y Guardado entra como interior derecho, desplazando a Canales a zonas muy adelantadas de interior izquierdo. Lo Celso queda en una posición libre a la derecha de Sanabria, ya único delantero centro natural, y el 3-1-4-2 del Betis es casi un 3-4-3. Ahí llegan los minutos decisivos: el Huesca mete un delantero más, echa el resto en una presión casi desesperada, adelanta su defensa y el Betis, muy apelotonado en un centro del campo donde los Guardado, Lo Celso y Carvalho combinan en espacios muy reducidos, logra ponerse de gol en llegadas de los carrileros. Esta vez la moneda sale cruz: es el Huesca el que marca dos veces, tras un robo y tras un rechace a balón parado.

Setién trata de ganar profundidad con Joaquín como carrilero derecho (Tello cambia de nuevo de banda) pero un Huesca valiente y motivadísimo saca fuerzas de donde ya apenas podía haberlas y presiona muy arriba; el Betis no consigue nunca progresar en ventaja hacia el campo rival y apenas tiene opciones siquiera de empatar.

Línea por línea

Pau tuvo muy poco que hacer en los goles. Paró varios tiros complicados con una aparente facilidad propia de un muy buen portero.

El trío de centrales –tal vez algo menos Feddal– volvió a manejar muy bien la pelota y dar un buen nivel defensivo. Unos metros más arriba Tello y Francis mostraron de nuevo que aunque jueguen en el mismo puesto sus características son opuestas: el canterano retuvo muy bien la pelota ante la presión rival pero jamás fue capaz de encarar (no digamos desbordar) a su par; Tello fue una ruleta rusa que provocó un gol en cada portería, que cerca estuvo de dar el 0-2 y que –con sus defectos– es imprescindible en un equipo con tan poca velocidad arriba como este Betis.

Javi García decepcionó con balón y además obligó a Carvalho a jugar en una posición en la que solo puede cumplir y para la que le falta velocidad en conducción. Canales dio al menos algunos dolores de cabeza a los locales. Arriba, Sanabria y Loren volvieron a decepcionar pese a su buena voluntad, y especialmente el primero, que ni siquiera tiró bien el penalti; cierto es que fueron bien marcados, pero la aportación de ambos esta temporada es bajísima en juego y goles. Es difícil que León aporte menos, y urge reforzar el puesto.

La calidad de Lo Celso pudo dar el triunfo, y Guardado estuvo mejor con balón que en defensa: erró en el 1-1. Joaquín apenas tocó la pelota.

El detalle

Si mantiene este nivel de juego raro será que Mandi no salga este verano por una buena millonada; sería un lateral-interior perfecto para el peculiar sistema del Manchester City.

Los comentarios son siempre bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT