Un poco de táctica-ficción

Parece haber cierta unanimidad en ciertas ideas sobre el juego del Betis en los últimos meses, y dos de ellas parecen contradictorias: por un lado Setién considera indiscutibles a Mandi, Bartra y Sidnei, y por tanto parece difícil que renuncie a jugar con defensa de tres centrales y dos carrileros; pero por otro parece complicado, más allá de Junior, encontrar los dos carrileros que completen una línea defensiva de cinco y den al tiempo la suficiente profundidad por banda cuando equipos con escasas pretensiones (caso de Leganés, Levante, Valladolid, Real de Madrid…) se encierran cerca de su área con las líneas muy juntas.

En el fondo se trata de un problema de fases del juego: en el fútbol de posición, de ataques muy largos, es habitual que el equipo acabe la jugada con cinco hombres como frente de ataque, y eso obliga a los laterales, defensas puros en fase defensiva, a atacar como los viejos extremos, lo que exige la velocidad y la habilidad necesarias para encarar y regatear rivales en el uno contra uno. Es muy raro que un solo jugador sea capaz de hacer satisfactoriamente las dos funciones.

Sin embargo Pep Guardiola encontró (un poco de forma casual, como ocurrió con la penicilina) una solución a este problema el día que situó a Philipp Lahm como interior. Ahora utiliza el recurso de los laterales interiores de forma sistemática en su Manchester City: en lugar de que sus laterales suban la banda por fuera como toda la vida, empujando a los extremos a meterse por dentro para dejarles paso:

… Guardiola ordena a sus extremos, Sterling y, sobre todo, Sané, quedarse pegados a la cal, mientras que Silva y De Bruyne son los que ocupan el ataque por dentro y los laterales suben a posiciones tradicionales de interior para cerrar la jugada:

Una de las ventajas de este movimiento es que puede realizarse independientemente en un costado y el otro, e incluso puede hacerse en unas jugadas y en otras no, siempre que cada uno de los tres jugadores implicados en cada sector sea consciente de qué posición debe ocupar según los movimientos de sus compañeros.

¿Qué tiene que ver esto con el Betis? Imaginemos esta alineación y disposición en fase defensiva:

Muy fuerte en línea defensiva, los mejores en el campo, cada cual en su correcto lugar defensivo… pero no parece que Mandi pueda dar la profundidad necesaria cuando le toque subir al ataque. Sin embargo el movimiento de lateral-interior y sus derivados en el costado derecho:

cambia por completo la configuración final esperada:

Como se ve, Mandi queda cerrando para la contrapresión y como pasador –papeles que se le dan muy bien–, Lo Celso se acerca al área para jugar entre líneas y, sobre todo, Joaquín vuelve a esa posición vintage que vimos en breves minutos ante el Athletic: sería verdadero extremo en todas las fases del ataque, siempre abierto en banda, sin tener que hacer excesivo recorrido ni defender como carrilero, y daría la profundidad necesaria al ataque. Como bonus extra, al ser una variante prácticamente desconocida en LaLiga los rivales pasarían apuros para encajar defensivamente esos nuevos movimientos. Por el lado izquierdo podría hacerse un movimiento similar, con Junior como cierre del trío, Canales por fuera y Guardado arriba… o no hacerlo si se prefiere proyectar a Junior por fuera, como en la imagen.

Aunque parezcan extraños, por poco habituales, realmente estos movimientos ahorran recorrido a los jugadores y les permiten jugar roles coherentes en todas las fases del ataque, sin necesidad de obligar a extremos naturales a acabar el ataque por dentro o, a la inversa, forzar a hombres sin condiciones de extremo (le ocurre a Isco) a iniciar el ataque pegados a la banda. Para Setién tendría la ventaja adicional de poder jugar su (en el fondo) añorado 4-3-3 sin dejar de poner a los mejores en el campo. Para los haters de Francis la buena noticia sería que dejaría de ser imprescindible, al menos en banda.

Pocas desventajas tiene esta (relativa) novedad táctica, ya bien testada por Guardiola en Múnich y Mánchester, más allá de la necesidad de entrenarla bien (y poco tiempo hay para ello con tres competiciones encima) y de que, si funciona, Mandi tendría ya hecho el rodaje para un futuro destino inglés.

Los comentario son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT