Análisis táctico del Betis-Girona

Hizo un buen partido el Betis esta mañana y mereció su apurada victoria ante un Girona que ofreció notable resistencia. El partido tuvo grandes alternativas, incluidas dos remontadas, y debe dividirse en cuatro tramos.

Primeros veinte minutos

En lo posicional los equipos de Setién y Eusebio plantearon el partido de forma muy similar. Ambos conjuntos suelen jugar con tres centrales y carrileros; los béticos esta vez usaron, como el Girona, un doble mediocentro, resultando un 3-4-3 (también llamado 3-4-2-1 o 5-4-1 en fase defensiva) que en uno y otro equipo era algo asimétrico porque los teóricos extremos izquierdos, Lo Celso y Borja García respectivamente, tenían cierta tendencia a retrasar su posición y meterse en zonas interiores, el bético especialmente en ataque y el gironista también en defensa para auxiliar a su mediocampo. La ubicación de los delanteros béticos fue algo extraña: en lugar de ser Loren –quien tiene mejor juego de espaldas– el delantero centro y tirar a Lo Celso a la derecha, donde tiene mejor perspectiva de pase y juega, sin duda, más a gusto, Setién decidió que fuera Sanabria el delantero central y que Lo Celso jugase a pierna natural, donde rindió durante casi una hora por debajo de su nivel; tal vez la razón fuera no solapar su posición con Canales, que se escalonaba con libertad un poco por delante de Guardado, a su vez mediocentro más posicional dada la baja de Carvalho.

La partida estratégica resultaba en un mano a mano en todo el campo en el que unos y otros encimarían más o menos a sus parejas según se lo permitieran su físico y su ambición. El Betis sale con toda la cuerda dada, encierra al Girona, marca pronto y merece incluso más premio. Tello hace mucho daño por la izquierda.

Minutos 20 al 45

Tal vez por exceso de apelotonamiento en el centro del campo, donde Guardado, Canales y Lo Celso – más algún delantero que baja a recibir– se juntan demasiado, el Betis pierde balones en zonas inconvenientes para el Gegenpressing, ya no encuentra a Tello y tiene problemas para dar fluidez al juego. Apretado por una fuerte presión al hombre del Girona, equipo poderoso físicamente, el Betis prolonga demasiado las posesiones en campo propio y sus recuperaciones de balón llegan tarde; en dos pérdidas un tanto absurdas en la zona trasera verdiblanca el Girona da la vuelta al partido sin haber hecho excesivos méritos para ello.

Minutos 45 al 66

Sin mucho que perder, el Betis vuelve al minuto 1: hace una fuerte presión, respondida esta vez con entereza por el Girona, llega al área rival y marca pronto –al contragolpe, por cierto–. Sin embargo con el paso de los minutos los béticos pagan el esfuerzo, pierden fuelle, en especial un Guardado que suele correr sin medir el desgaste, y el partido entra en una dinámica de ida y vuelta descontrolada y peligrosa para los béticos: Pere Pons y Aleix García se muestran más enteros y mejor preparados para este tipo de juego que los mediocentros béticos, sus delanteros retornan mejor que los verdiblancos para ayudar al mediocampo cuando la presión es superada, el Girona domina físicamente el centro del campo y se planta una y otra vez en el área bética en contragolpes en igualdad numérica. Los centrales béticos los resuelven gracias a su acierto, a cierta fortuna y a que los delanteros catalanes no demostraron la misma calidad técnica que física.

Minuto 66 al final

Al contrario de lo sucedido ante el Celta el banquillo bético sí detecta el problema y reacciona acertadamente con un cambio solo en apariencia defensivo: Feddal entra por el fundido Guardado para empujar a Javi García al mediocampo y meter fuerza en esa zona; curiosamente el marroquí se mete como central-central, seguramente por cuestiones defensivas, dejando aún a Bartra a la izquierda. Un sutil detalle mejora aún el control del partido por el Betis: Lo Celso se atrasa a zonas de interior y se tira en ocasiones a la derecha (su sector favorito) formándose prácticamente un 3-1-4-2. Enfrente Eusebio entra en modo conservador y acumula defensas hasta montar una línea de cinco centrales (¡). El Betis retoma el control del centro del campo, del juego y del balón, recupera la pelota muy pronto gracias a una buena presión postpérdida (hija de un paciente toque que encierra totalmente al Girona en su área), refresca la delantera y finalmente alcanza su premio in extremis.

Línea por línea

Pau volvió a estropear en una acción puntual su buen partido, algo preocupante en un puesto como el suyo, que no perdona los errores.

Los centrales hicieron su partido habitual: gracias a su rapidez, manejo de balón y destreza para cerrar contragolpes dan sostén a un modelo de juego que los expone mucho. Mereció mención especial Mandi. En los carriles Tello y Barragán dieron por fin la profundidad necesaria al juego.

Guardado, tal vez lejos de su plenitud física, dio pocos minutos a buen nivel y tuvo después mucha menos presencia defensiva de la debida; Canales sí reservó fuerzas para el final, tal vez a veces en exceso, y su mezcla de insistencia y clase tuvo premio.

Sin jugar uno de sus mejores partidos, Lo Celso demostró de nuevo que debe estar siempre que sea posible en el campo; su pase en la jugada del 2-2 y su rapidez de piernas en el penalti fueron claves. Sin duda rinde mejor en zona Messi que en el sector opuesto. Loren volvió a mojar y se sacrificó posicionalmente. Sanabria defraudó una vez más; sin omitir su voluntad, su juego invisible a favor del de los compañeros o sus intervenciones positivas previas a los goles, lo cierto es que su aportación en goles o asistencias está muy por debajo de lo exigible en este equipo.

Feddal dio buenos minutos en un puesto en el que se le ha visto poco. León estuvo lejos de justificar su reivindicación de minutos, y el debutante Lainez mostró virtudes prometedoras para su edad, pese a entrar en un momento comprometido: buena colocación en defensa y en ataque, personalidad, y una buena mezcla entre la decisión para encarar y la elección del momento para pasarla sin intentar el regate.

Setién sumó el acierto en la lectura del partido a su ya conocida –para quien quiera verla– excelente preparación del equipo para el juego de posición.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT