Análisis del Betis – Alavés

Mereció la victoria el Betis en un partido de notable alto ante el siempre correoso Alavés, y solo la falta de acierto en el remate lo privó de ella. El equipo parece corregir los defectos que lastraban su juego y ha llegado a un punto de madurez muy interesante que debe certificar con victorias.

Primeros 35 minutos

Los detractores de Setién tienen argumentos en la primera media hora larga del partido de anoche para afirmar que su equipo jugó por un rato a contraestilo. Es sabido que el Alavés de Abelardo es un equipo de juego completamente opuesto al de este Betis, esto es, basado en el balón parado, el contragolpe, el balón largo, la segunda jugada y el repliegue estrecho, de modo que el Betis trató inicialmente de taparse de su juego ofensivo y de provocar espacios para atacarle cediéndole más balón del habitual: los béticos no fueron muy arriba para presionar en defensa, y trataron en cambio de atraer al bloque defensivo vasco para crear espacios. Con balón en sus pies los alavesistas dibujaban un bonito 4-3-3, con los corretones Wakaso y Brasanac como interiores, más Inui y Jony en las bandas, todos a pie natural:

Con un equipo muy titular en el campo, los béticos defendían desde un 5-4-1 que se desplegaba en 3-4-1-2 en ataque: como falso nueve Lo Celso tendría libertad de movimientos por detrás de dos puntas, Lainez y Jesé, destinados a moverse entre el lateral y el central rival. La velocidad de Jesé castigaba al Alavés (jugada del 1-0 y del casi 2-0), pero el Alavés también llegaba a puerta y lograba empatar en una jugada, muy a su estilo, en la que recuperó varios rechaces.

Minuto 35 al final

El Betis adelanta la presión progresivamente y el partido entra en la dinámica habitual de este Betis: largas posesiones y rival cerrado que intenta contragolpear tras robo pero pierde pronto el balón tras el Gegenpressing de los béticos. Sobre la colocación bética esta vez coinciden completamente las sensaciones, la realidad gráfica y la estadística:

 Posiciones ofensivas del Betis según tweet de BetweenThePosts

Como se observa en la foto, el 3-4-3 bético, prácticamente un 3-2-5, era asimétrico: Carvalho centraba su posición por delante de Bartra y Canales quedaba como interior derecho, pero no había interior izquierdo, aunque Lo Celso tendía, naturalmente, a buscar ese espacio libre. El sistema defensivo del Alavés tapaba la salida del Betis por Mandi o Feddal con la salida de uno de los interiores (en las imágenes, Wakaso contra Mandi), mientras Pina y el otro interior basculaban para cerrar.

Pese al buen trabajo defensivo del Alavés, el Betis logró controlar totalmente el partido: evitó las pérdidas en zonas centrales –Jony, Inui, Brasanac y Wakaso estaban deseosos de salir disparados a la menor duda en la posesión–, supo elegir los momentos para la contrapresión o el repliegue, castigó las basculaciones defensivas del Alavés con buenos y frecuentes cambios de juego y alternó recepciones interiores a los costados de Pina con algunos desmarques de ruptura, primero de los extremos y luego de Canales o Barragán. El segundo explotó su banda mejor que Guardado –falto de velocidad para el puesto–, y ambos carrileros se aprovecharon una jornada más su ambigua posición, que crea dudas en las defensas rivales porque ni lateral ni extremo parten de un lugar natural para defenderlos.

Aunque las ocasiones llegaban con regularidad no lo hacía el gol, y Setién refrescaba el ataque con León por Jesé como delantero izquierdo, Joaquín en el carril y finalmente Loren por el centro, lo que desplazó a Lo Celso a su mejor lugar, la posición Messi. Abelardo refrescó también a su equipo sin tocar el esquema (relevó diplomáticamente a Duarte pocos minutos después de serle perdonada la expulsión); pese a los muchos minutos de agobio, los vitorianos lograban salvar el empate.

Línea por línea

Pau hizo varias paradas de mérito en la nivelada primera media hora. El trío de centrales volvió a dar muy buen nivel, especialmente un enorme Bartra que despejó dudas sobre su estado físico.

Barragán encaró, hizo desmarques en profundidad y supo elegir el pase correcto en el área; en este estado de forma debe ser una de las primera opciones en su puesto si se quiere buscar el gol. Guardado cumplió con corrección, aunque el ataque fue más romo por su costado. Carvalho recupera estado de forma con los partidos, y ayer estuvo muy bien con balón pese a jugar demasiado centrado. Canales hizo un puñado de buenas jugadas, aunque faltó su brillantez para alcanzar el gol. Cabe preguntarse cómo rendiría un jugador con su velocidad en largo si jugase tirado a la banda izquierda como carrilero: sus conducciones mano a mano suelen ser devastadoras para los rivales, y ahí podría probarlas mucho más.

Lainez sigue dando sensación de tener enorme potencial; se maneja bien en espacios reducidos, se gira muy rápido entre líneas y tiene sentido del juego, aunque a veces viene a recibir demasiado atrás, donde no gana ventaja. Lo Celso fue de nuevo decisivo: un gol y una asistencia que debió ser otro al final. Jesé sorprendió positivamente: aunque no acertó ante el gol parece estar en mejor forma física y mental de lo previsible.

Joaquín encaró por su banda aunque no encontró rematador. Loren y, sobre todo, Sergio León ayudaron poco en esto.

El detalle

Aunque sea perdonable a veces en el fragor del partido, es difícil entender que la atracción de dos rivales en los córneres, tan fácil de realizar y que tan bien funcionó ante el Rennes, se omitiera totalmente, incluso ya con Joaquín en el campo.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT