Análisis del Barcelona – Betis

Fue justa y abultada la derrota encajada por el Betis en el Camp Nou. Ciertamente no es la primera vez que el Betis recibe una goleada del Barcelona en los últimos años, pero las importantes bajas que sufrían los catalanes en ataque (nada menos que un tal Messi, ante todo) y la comparación del juego bético con el de su última comparecencia en ese estadio dejaron una muy mala impresión.

No dividiremos el partido en periodos porque realmente no los hubo en cuanto a juego: el partido fue un monólogo barcelonista con esporádicos (y raramente exitosos) intentos de salir a la contra del Betis, que se metió muy atrás en un 4-4-2 defensivo estrecho a lo ancho y a lo largo. Ahí está el núcleo de los problemas de este primer Betis de Rubi: el plan de juego. Obviamente es lícito elegir el modelo de juego que cada entrenador considere más adecuado para su equipo, el rival y el momento de la temporada; también es cierto que el club difundió hace ya años que mantendría, en todas sus categorías de fútbol, un determinado modelo de juego y, sobre todo, que la actual plantilla está diseñada para ese modelo, que implica tener cuotas altas de posesión de balón y defender lejos de su portería; exponer a los jugadores del actual plantel a otro estilo de juego difícilmente llevará al éxito. En todo caso –y aunque estos problemas se venían vislumbrando desde la pretemporada– habrá que conceder el tiempo adecuado para saber si se trata de algo estructural o Rubi ha elegido planes especiales de juego que entendía adaptados a las circunstancias especiales de los dos partidos disputados hasta ahora.

Si la plantilla parece poco adecuada para el repliegue y largos tramos de defensa posicional, la insistencia de Rubi en jugar con solo dos centrales, con laterales ofensivos y, hoy, con dos mediocentros más preparados para sacar el balón jugado que para cerrar líneas de pase (Carvalho y Guardado) hacía prever que el Betis sufriría mucho si no lograba tener el balón, aun cuando el Barcelona tenía en su delantera muchísima menos dinamita de la que suele. Efectivamente así fue: desde el inicio del encuentro el Betis se vio sometido al temible círculo vicioso (virtuoso para el Barça) de toque del rival, encierro cerca del área, falta de espacios por los que sacar la pelota jugada cuando los béticos recuperaban el balón, inmediata presión postpérdida y nuevo ataque del Barcelona. La buena actitud de los béticos, que hicieron pocas faltas pero salieron muy concentrados defensivamente, y el escaso acierto de una delantera barcelonista de nivel medio (con Griezmann, sí, pero con un suplente como Rafinha y un chaval del filial como Pérez) mantuvieron vivo al Betis durante media hora, e incluso el gol de Fekir hizo soñar a optimistas y pesimistas.

En cuanto a esquemas la situación era la previsible, con un Barça en su 4-3-3 clásico (más simétrico sin Messi) y con Griezmann en funciones de delantero centro:

La desastrosa media hora siguiente pondría las cosas en su justo lugar: el Betis había salido de su campo en contadísimas ocasiones y desaguaba balones de su área de forma constante. Cuando Busquets activó su pase decisivo inmediato a la recuperación (mecanismo importante que por cierto el Betis de Setién nunca logró implementar) el castillo de naipes se vino abajo y solo la compasión del Barça, que levantó el pie del acelerador, contuvo el resultado dentro de los límites de la dignidad.

Jugador por jugador

El portero Martín tendrá seguramente proyección dada su juventud, pero actualmente debe de ser uno de los porteros con peor porcentaje de paradas de la historia del club. Se arriesgó en un puesto decisivo y se puede pagar muy caro.

Emerson y Pedraza defendieron dignamente y con determinación sus zonas, aunque raramente supieron sacar el balón jugado. Sidnei salió en las fotos de los goles pero también salvó in extremis varias situaciones límite.De Bartra poco bueno puede recordarse salvo que jugó la pelota con algún acierto.

Carvalho y Guardado (este hasta que le aguantó el cuerpo) trataron de sostener un trabajo para el que no están dotados. Canales y Tello, cuyos roles supuestamente consistirían en salir en velocidad, prácticamente no rascaron bola, y en particular el catalán, muy desacertado.

Esta vez los delanteros salvaron la cara. La enorme calidad de Fekir (cierto que favorecido por la ventajista posición de segundo punta) quedó en evidencia ensu gol y en varias arrancadas; aunque se posicione como mediapunta es vertical y rápido como un buen delantero: nada que ver con los verdúes y boudebouzes aquí sufridos. Loren metió un golazo; está rápido, pero no logró bajar muchos balones útiles pese a su pelea.

De Kaptoum, Joaquín y Lainez poco significativo puede decirse: jugaron los minutos de la basura.

Como decimos arriba, y pese a los malos síntomas, es justo dar a Rubi el tiempo que merece cualquier entrenador para implantar sus ideas. Es triste sin embargo constatar la absoluta y rápida degradación del juego del equipo en un aspecto concreto: la salida de balón; aunque sea dura la comparación con la lograda por el anterior cuerpo técnico, ciertamente lujosa y extremadamente entrenada, esa rápida decadencia en esa fase del juego implica que se ha entrenado o bien muy poco o bien muy mal. La ausencia de Mandi la empeora además. Tampoco parece que los rondos, juegos de posesión y el posicionamiento ofensivo estén, ni de lejos, tan bien trabajados como antes. Esperemos que otros aspectos del juego los compensen. En todo caso el entrenador tendrá que ser consciente de los peajes que pagaría si insistiera en cambiar de modelo de juego: pérdida de control de los partidos, manejarse con una plantilla poco adecuada para defender posicionalmente, y renunciar a un 4-4-2 para el que no tiene mimbres.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT