Análisis del Betis – Getafe

Salió vivo el Betis de un partido que se le puso complicadísimo por sus graves carencias tácticas ante un Getafe muy corto de calidad pero que se conoce al dedillo el libreto táctico de su entrenador, y que, eso sí, pagó cara su legendaria racanería.

Minutos 1 al 25

Ese libreto de Bordalás es bien conocido: un 4-4-2 al estilo del del defenestrado Marcelino, siempre fuerte defensivamente, muy trabajado, muy zonal (raramente pierden el sitio para perseguir al hombre), con salida a la contra hacia dos puntas fuertes y dinámicos, un balón parado también bien trabajado y unas líneas defensivas bien coordinadas. Esta vez salieron con el bloque relativamente alto, a una altura media, y con cierta ambición inicial por buscar la presión alta y el robo en campo contrario al saltar alguno de sus centrocampistas sobre William Carvalho, el mediocentro bético.

Enfrente la alineación de Rubi, con la difícilmente explicable ausencia de Loren y la poco esperada presencia de Kaptoum, prometía un 4-2-3-1. Pero, sorprendentemente, el catalán repitió el esquema de hace dos semanas ante el Leganés: un 4-4-2 en rombo con Carvalho en el vértice, Canales y Kaptoum como interiores y Joaquín (derecha) e Iglesias (izquierda) en punta. Fekir haría de falso delantero centro y a cambio la supuesta misión defensiva de los dos puntas béticos cuando el ataque del Getafe se alargara sería perseguir a los dos laterales madrileños, al estilo de Villa y Pedrito en el Barça del Messi falso delantero centro; afortunadamente esa situación se vio muy pocas veces. En todo caso, salvo que veamos en este planteamiento una sutileza táctica que tratase de aprovechar la falta de calidad para la subida al ataque de Damián o Nyom (este, cierto, no muy técnico y con la dificultad de jugar a pie cambiado), la repetición del esquema del día del Leganés significa que aquello no fue, como incautamente creímos, un sofisticado plan especial contra un esquema concreto del rival, sino simplemente el esquema que a Rubi le parece bueno para este Betis. A nosotros nos parece muy malo: pretender que dos puntas sigan a los laterales rivales es, en general, un plan exageradamente optimista.

Sin embargo no fue por ahí por donde el Betis se desangró calamitosamente en estos primeros 25 minutos, sino en un posicionamiento ultraofensivo que, lamentablemente, parece ya el plan principal de juego de este Betis: una mezcla del Betis de Poyet y el primero de Setién sin la pegada arriba de este. El Betis buscaba unas veces en largo a Iglesias (emparejado con Damián para buscar superioridad ahí) pero tomaba otras veces grandes riesgos en una salida de balón mucho menos trabajada que con el entrenador cántabro; peor aún, con los laterales altísimos, un mediocentro incapaz defensivamente para esa posición como Carvalho y los centrales defendiendo casi en la línea de centro del campo pese a que los pasadores getafenses no estaban adecuadamente presionados, cada robo del Getafe significaba una llegada en igualdad o superioridad numérica, al sumarse Cucurella y Jason a los dos delanteros visitantes. Tras superar varias situaciones muy peligrosas en los primeros cinco minutos, llegan luego las jugadas del 0-1 y de la expulsión de Carvalho.

Minutos 25 al 45

Como ante el Valladolid, Rubi monta un 4-4-1 con Canales y Kaptoum por dentro y Fekir y Joaquín en las bandas. El Betis, algo noqueado y muy descolocado, pasa un mal tramo y va rehaciéndose.

Minutos 45 al final

Sea por racanería o por consciencia de las limitaciones de su equipo, Bordalás no cambia de plan y su equipo, aun con uno más, pierde tiempo, da patadas y se mete cada vez más atrás, perdiendo con relativa facilidad la pelota ante la valiente y esforzada presión bética.

Rubi mueve el banquillo al descanso y pasa a un 4-3-2 con Canales de mediocentro único (!), Fekir y Joaquín como interiores, e Iglesias y Loren como delanteros. Con Canales metido entre los centrales para hacer superioridad en la salida de balón y un Fekir tremendamente desequilibrante, el Betis alterna juego raso con balones largos hacia Borja y un acertado Loren. Las bandas son ya autopistas para los laterales del Getafe pero los visitantes, cortos de calidad técnica, casi nunca la tienen y por tanto no lo aprovechan. Loren y Fekir se inventan una jugada que acaba en penalti.

De ahí al final el Betis toma ciertas precauciones (García cierra el centro al final) y el Getafe, conformista, no va a por el partido.

Línea por línea

Robles salvó el 0-2 con una gran parada.

En mala forma física y superado por la velocidad de Cucurella, a Barragán no le alcanzó con el oficio. Mucho más incisivo estuvo Pedraza por su banda, al igual que un rápido Moreno cuando, fundido aquel, lo sustituyó. Mandi y Sidnei mantuvieron con gran firmeza una línea muy expuesta por el suicida planteamiento de su entrenador.

El equipo jugó mejor con diez que con William Carvalho, lento en la jugada de la expulsión. Definitivamente no debe jugar como mediocentro, aunque tenga evidentes limitaciones para hacerlo como interior. Canales parece haber recuperado forma física e hizo un buen partido, salvando grandes riesgos con balón en la segunda mitad. Fekir tiene una tremenda calidad con balón, que justifica, por una vez, su irregular desempeño defensivo (corre y pone voluntad, pero en muchas jugadas necesita relevo de uno de los delanteros). Mención aparte requiere Kaptoum, expuesto por Rubi a jugar en la base de la jugada, donde su mal pie para el pase es un peligro para el Betis, y maltratado por la afición; aquí insistimos en que tiene condiciones para lateral, pero no para jugar por dentro. García jugó muy pocos minutos.

Joaquín puso mucho trabajo, como un desacertado Borja Iglesias. Loren demostró que su suplencia fue injusta.

La determinación y el sacrificio de los jugadores salvan hasta ahora los muebles, pero mucho tendrá que mejorar Rubi sus planteamientos y el trato de balón de su equipo si quiere llegar a Navidad. Un equipo tan exageradamente ofensivo como el que parece pretender solo puede sostenerse con porcentajes de posesión altísimos, y eso es difícilmente compatible con el juego de alta velocidad que dice buscar, de modo que los partidos se le convierten en una ruleta rusa. Hoy al menos supo mejorar a su equipo al descanso.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT