Análisis del Betis – Levante: el Betis de Rubi ya existe en casa

Jugó el Betis anoche el mejor partido de la temporada y venció merecidamente al Levante tras ser muy superior en la primera parte y pasar ciertos apuros en la segunda. Los piropos de Rubi a la grada surtieron efecto: parece que su equipo será mucho mejor al calor de una afición afín a su fútbol pasional que lejos del Villamarín.

Primera mitad

Los valencianos partieron de un claro 4-3-3 (más bien 4-1-4-1, pues tuvieron poco balón) para intentar hacer el partido a la contra habitual en sus visitas al Betis. Enfrente Rubi insistió en un equipo muy ofensivo, con solo cuatro defensas (cierto que con laterales de un perfil más equilibrado) y un mediocentro, Carvalho, muy ofensivo. De ahí en adelante, y con la baja de Fekir, pareció simplemente alinear a lo mejor que tiene y poner a cada uno en su sitio, de lo que resultó un extraño 4-3-3 asimétrico (con un extremo derecho, dos delanteros centro y sin extremo izquierdo) en el que Guardado era falso extremo izquierdo, y que defendía en estático pasando a 4-4-2: un planteamiento posicional idéntico al del Osasuna ante el propio Betis hace una semana, con la banda limpia esta vez para las subidas de Álex Moreno.

Fuente: As

Pese a la presencia de dos puntas, que invitaba a jugar por sistema en largo, el Betis, poco presionado en la salida de balón, manejó la pelota con mucha más paciencia, equilibrio y tino que en Pamplona. Encontró así el gran punto débil del 4-1-4-1, los costados del mediocentro, especialmente gracias a las recepciones como interior derecho de Canales. Una vez cargaba el juego por ese costado y hacía bascular al rival hacia él, la pelota solía acabar en el contrario, donde un enorme Moreno se enfrentó una y otra vez cara a cara con Coke, al que deshizo. El plan bético era claro y esta vez coherente: buscar la llegada por banda para mandar envíos cruzados hacia dos rematadores puros, Loren e Iglesias, emparejados en igualdad contra los centrales y ayudados por llegadas de la segunda línea. El Betis manejó bien los tiempos (paciente en la salida de balón, ritmo alto de juego después) y presionó con mucha intensidad tras pérdida, aunque en esa fase del juego, la transición ataque-defensa, aún debe mejorar movimientos: una de las contras del Levante, tras una indecisión entre Mandi y Joel, costó el 0-1. Pese a ello el empate, corto para los méritos béticos, llegó tras una secuencia final de ocasiones consecutivas.

Segunda parte
Visto el destrozo hecho por Álex Moreno el Levante permuta a Morales y Hernani, con la aparente intención de que este siguiera al bético y auxiliara mejor a Coke. La teoría de la manta pequeña reluce en todo su esplendor, y la inferioridad se traslada al sector contrario, donde Barragán y Joaquín, ayudados por Canales, hacen otro destrozo en el arranque de la segunda mitad, por donde llegan dos goles más y otras varias ocasiones claras.

Sin embargo la superioridad bética no era ya tan aplastante: castigados por el alto ritmo físico del partido los Guardado, Carvalho o Joaquín ya no presionan como antes y el Levante da réplica con varias contras muy claras. A los pocos minutos del 2-1 Rubi encaja a Loren en la banda izquierda para montar un 4-1-4-1 en defensa; luego el equipo junta líneas, refresca bandas y logra llegar al final sin excesivos apuros.

Línea por línea

Joel sigue midiendo mal sus salidas por arriba y por abajo, lo que estropea sus buenas acciones bajo palos.

En los laterales Barragán y un excelente Álex Moreno mejoraron mucho las prestaciones de su competencia, con más consistencia defensiva y mucho mejor control de las jugadas con balón, muy a su estilo inteligente el sevillano. Mandi blandeó, pero lo compensó un agresivo Bartra al que el banquillazo parece haber sentado bien.

Carvalho y Guardado dieron cierta continuidad al juego, aunque sufren en partidos de este ritmo. Canales maniobró con acierto en zonas difíciles, y un enorme Joaquín repartió asistencias de toda laya desde su viejo puesto de extremo.

Loren, en excelente forma física, metió dos y pudo encajar varias más. Iglesias aportó apoyos y por fin se estrenó.

La indolencia de Tello y la absoluta incompetencia táctica de Lainez explican su condición de suplentes. De Raúl se espera mucho.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT