Análisis del Betis – Real Sociedad: ¿mejor sin Fekir ni Carvalho?

Jugó el Betis uno de sus mejores partidos de la temporada, culminado con una goleada tal vez excesiva por los méritos contraídos pero muy meritoria por el complicado rival que había enfrente.

Y es que aunque la Real no tenga fama de practicar el llamado fútbol de posición realmente sí observa los principios de ese estilo de juego, consistentemente y desde hace muchos años, y quiso mandar en el partido desde el buen trato a la pelota y la buena colocación. Los realistas se plantaron con su 4-2-3-1 moderno y de espacios bien planeados, que es realmente un 4-4-2 en defensa para liberar de responsabilidades a Odegaard pero que pasa a un ordenado 4-3-3 en ataque al dar un paso adelante Mikel Merino para repartirse con el noruego los interiores, izquierdo y derecho respectivamente. Los realistas no suelen notar demasiado las importantes bajas de Illarra y Zurutuza por dentro, pero sí pagaron hoy el escaso empuje físico de sus laterales, muy inferiores a los béticos en ese aspecto.

Rubi por su parte aprovechó la baja de Feddal para reintroducir a Edgar como mediocentro, en su ambigua posición habitual: tercer central en ataque y mediocentro de cierre en defensa, dibujando así el singular 4-3-3 que suele, con Canales y Aleñá respectivamente como interior y extremo derechos (aunque intercambiaron mucho sus posiciones) y Guardado y Joaquín en idénticos papeles por la derecha.

Primera parte

El encuentro tuvo las dos tópicas mitades muy diferentes. En la primera el Betis fue desde el inicio muy arriba a robarle el balón a la Real con una esforzada presión alta, arriesgada por la calidad de la salida de balón realista. El adelantamiento de Guardado emparejaba frecuentemente a Edgar con Odegaard, y Aleñá, que defendió bastante centrado (demasiado, de hecho) solía provocar la presión hombre a hombre al ir a por un central:

Muy expuestos los centrales béticos, el excelente encuentro de Mandi y Bartra en la anticipación y el escaso acierto de la Real en buscar sus espaldas redujeron riesgos para los béticos. El partido entró en el clásico círculo virtuoso –favorable al Betis– de ataques largos y presión postpérdida exitosa; muy atentos, los béticos se hacían con la mayoría de los balones divididos. Los locales hacían daño en combinaciones entre Joaquín y Álex Moreno por la izquierda; por la derecha Emerson imponía su físico con más ayuda de Canales que de Aleñá.

Segunda parte

Tras un buen arranque bético la Real toma riesgos y son entonces los visitantes quienes imponen su presión alta tras la pérdida, aunque sus bandas hacen mucho menos daño que las béticas. El Betis trata de mantener la defensa alta, pero la pérdida de fuelle del centro del campo la obliga a dar un paso atrás y los realistas merodean el área bética; sin embargo los locales saben sufrir sin balón y la Real no acierta en el último pase: crea pocas ocasiones claras.

Visto que el balón era del rival y tocaba defender el resultado Rubi hace debutar a Guido; primero mantiene el 4-3-3 con el argentino como interior derecho y subiendo al extremo a Canales, pero pronto reorganiza el centro del campo formando un doble pivote con Guardado por delante (4-2-3-1). La Real gasta su gasolina y el Betis machaca finalmente al contragolpe.

Línea por línea

Joel tuvo escaso trabajo, aunque volvió a cometer un error importante, a punto de ser convertido en gol por Merino.

El agresivo partido de Bartra y Mandi (este mucho más acertado con balón) fue clave; los acompañó muy bien Edgar, que aunque se desinfló en la segunda parte realizó en la primera de forma perfecta su trabajo: bien colocado en defensa y buen pasador a pocos toques en ataque. Si hay alguna meritocracia debe ser titular.

El tremendo empuje físico de Emerson fue importante de nuevo. Moreno también empujó mucho, aunque tiene problemas para entender el juego cuando este se pausa. Guardado ha vuelto a su mejor versión (llegó con mucha energía al tramo final), al igual que Canales, cuyo enorme despliegue físico lo convierte en omnipresente.

Borja marcó, aunque anduvo ofuscado fuera del área; Joaquín volvió a sumar un enorme trabajo a su buen juego y a un gol, que pudieron ser dos si un maravilloso córner olímpico hubiese entrado. Aleñá dejó muchas dudas: sabe manejar el juego combinativo, sin duda, pero carece de físico para el regate con arrancancada, defiende con poco rigor (… y tampoco es un fondista), y tendió por naturaleza a posiciones de interior, defecto este si juegas de extremo que suplió el despliegue de Canales, quien lo aprovechó para hacerle permutas.

Loren y Tello pelearon bien. Guido no resolvió las dudas sobre su capacidad para manejar el balón.

Rubi parece haber encontrado por fin un punto adecuado entre el modelo anterior y su alocado fútbol de principios de temporada: mucho más cercano al primero que al segundo, el juego del Betis actual ha incorporado al control del juego de la etapa del actual entrenador del Barça mejoras en algunos aspectos: la velocidad tras robo alto (un pequeño contragolpe dio el 2-0), más fiabilidad en defensa posicional, una entrega de los futbolistas siempre al límite y cierta verticalidad por las bandas, aunque esta se debe más a la incorporación de Moreno y la maduración de Emerson que al modelo de juego.

El detalle

Las ausencias de Fekir y Carvalho no se notaron en absoulto, algo poco sorprendente números en mano: ambos jugadores aportan una innegable calidad con balón pero también dificultan el funcionamiento colectivo. No se fíen nunca de los jugadores que corren para atrás cuando sus compañeros corren hacia adelante y viceversa.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

Escrito por

Músico de profesión y físico de formación, o viceversa, sus análisis tácticos le permiten combinar su pasión por el Betis con su interés por el análisis espacial del fútbol, al que contribuye desde plataformas como The Tactical Room. Confiesa debilidad por el fútbol de posición. Colabora también habitualmente con medios como Diario de Sevilla, Scherzo o Radiópolis, entre otros.

No comments

LEAVE A COMMENT